Dinero, Estado y Sur global: roles alternativos para bitcoin

Dinero, Estado y Sur global: roles alternativos para bitcoin

Profundizamos en la historia del dinero, su relación con el Estado y la sociedad, la inflación en el Sur Global y el caso progresista a favor/en contra de Bitcoin como dinero.

Este es un editorial de opinión de Taimur Ahmad, estudiante de posgrado de la Universidad de Stanford, centrado en la energía, la política medioambiental y la política internacional.


Nota del autor: « Bitcoin como dinero: progresismo, economía neoclásica y alternativas» es una publicación dividida en tres partes. Estás a punto de leer la tercera parte de dicha publicación.

Primera parte: Presenta el estándar Bitcoin y evalúa el Bitcoin como cobertura de la inflación, profundizando en el concepto de inflación.

Segunda parte: Se centra en el sistema fiduciario actual, cómo se crea el dinero, qué es la oferta monetaria y comienza a comentar el bitcoin como dinero.

Tercera parte: Profundiza en la historia del dinero, su relación con el Estado y la sociedad, la inflación en el Sur Global, el caso progresista a favor/en contra de Bitcoin como dinero y los casos de uso alternativo.


Te puede interesar: El plan de alivio de la deuda estudiantil de Biden y el Bitcoin



Bitcoin como dinero: progresismo, economía neoclásica y alternativas. Tercera parte

«El dinero no tiene esencia. No es ‘realmente’ nada; por lo tanto, su naturaleza siempre ha sido y presumiblemente siempre será una cuestión de contención política». – David Graeber

1.- Dinero, Sociedad y Estado

El principio rector del estándar Bitcoin es la separación del dinero y el Estado, tomando prestado el mantra de la Ilustración de separar el Estado y la religión. Hay que reconocer que esto suena pegadizo y atractivo, un verdadero grito de guerra (aunque diré que incluso la separación de la religión y el Estado no es tan distinta en la práctica como en la teoría).

El argumento parece ser que el Bitcoin actúa como una versión tecnológicamente mejorada del patrón oro, donde la oferta monetaria es exógena, y el Estado entra en el mercado del dinero como cualquier otra entidad. Esto limita la capacidad del Estado para embarcarse en derroches y permite el florecimiento del mercado – ¡una realidad de ensueño sacada de los libros de texto económicos neoclásicos!

La verdad es que el patrón Bitcoin no es tan parecido al patrón oro como puede parecer. El dinero mercancía era aceptado como moneda de curso legal y requería una regulación a través de la autoridad estatal, ya sea para fijar su valor mediante la imposición de multas e impuestos, el control de calidad mediante el mantenimiento de normas, el aumento de la oferta mediante el descubrimiento de nuevas fuentes de la mercancía, etc.

Y lo que es más importante, es fundamental comprender que incluso en los regímenes de dinero mercancía, otras formas de dinero, básicamente pagarés creados mediante la magia de la contabilidad de doble entrada, fueron una importante fuerza motriz del desarrollo económico. Esto ocurrió tanto a través del Estado como de actores privados.

Por ejemplo, Christine Desan en su libro «Making Money: Coin, Currency, And The Coming of Capitalism», habla de cómo, durante los primeros tiempos de Estados Unidos, había escasez de dinero para productos básicos, ya que el coste de las importaciones superaba los ingresos de las exportaciones.

El gobierno decidió emitir pagarés como medio de pago a sus soldados y creó valor económico para este dinero haciéndolo aceptable como pago de impuestos, superando así el lastre de una oferta monetaria restringida en la actividad económica.

Esta historia se repite a lo largo de la historia, ya sea para financiar guerras e imperialismo -la potencia colonial francesa hizo algo similar en África para movilizar la mano de obra- o para financiar infraestructuras y desarrollo.

En un nivel más micro, el dinero mercantil se utilizaba sobre todo para el comercio con personas ajenas a la comunidad y donde la autoridad política era mínima, superando así una inherente falta de confianza entre las partes.

Sin embargo, dentro de las comunidades, los pagarés y la deuda eran el principal combustible para el comercio. Michael Hudson, David Graeber y otros han demostrado con pruebas la importancia de esta forma de dinero en todas las civilizaciones, desde los babilonios y los romanos hasta la Edad Media e incluso las primeras sociedades modernas.

Dado que no había restricciones sustanciales a la emisión de deuda, y por tanto a la oferta de dinero, mientras que la actividad económica y los recursos tenían límites superiores (imaginemos una curva en S), había un desajuste inherente e inminente entre estas dos métricas.

Por lo tanto, el concepto de cancelación generalizada de la deuda, realizada de diferentes maneras en todas las civilizaciones, era común para proteger a los deudores privados de la esclavitud, especialmente cuando se enfrentaban a choques económicos como guerras y desastres naturales.

Esta comprensión es fundamental porque muchos de los argumentos a favor del estándar Bitcoin se basan en las siguientes suposiciones: el control estatal del dinero es un concepto nuevo, fiat; el hecho de que el coste de la creación de dinero sea cero es nuevo y malvado; las economías pre-fiat funcionaban con una oferta monetaria fija. Esto es categóricamente falso.

El dinero privado ha existido, pero el Estado, o la autoridad política en general, siempre ha estado presente en diversos grados. Los templos, los caciques, los monarcas, etc., han desempeñado un papel importante, aunque no siempre productivo, en la definición y el gobierno del dinero. Como en muchos ejemplos actuales, los Estados han abusado de su autoridad y han creado crisis financieras por su mala gestión, pero eso no es más que la naturaleza cíclica de la política y la historia.

Del mismo modo, esta noción de que de repente el coste de la creación de dinero se ha convertido en cero, lo que conduce a todas las formas de corrupción moral, se basa en una falsa comprensión de la historia. Como ya se ha dicho, la contabilidad por partida doble y el concepto de deuda como dinero han existido durante miles de años, es decir, la creación de dinero ha sido «gratuita» durante mucho tiempo.

La gente señalará a los colonialistas europeos y su violenta búsqueda de oro y plata como contrapunto, pero volveré a insistir aquí en que es importante tener claro de qué forma de dinero estamos hablando.

El oro y la plata desempeñaban principalmente un papel en el comercio internacional, al tiempo que tenían un valor inherente a través de su uso en la joyería, etc., pero eso no significa que la forma de dinero de crédito no fuera simultáneamente predominante en las economías nacionales.

Dondequiera que haya un estado de derecho bien establecido a través de la autoridad política o la confianza comunitaria requerida, estas formas de dinero mercancía no eran, y podría decirse que no son, necesarias. Sin embargo, en el caso del comercio mundial, la historia es diferente.

Esto también es un argumento en contra de la noción de que de alguna manera Bitcoin está «respaldado por la energía» o que su escasez digital es algún tipo de calidad como dinero. Aunque puede ofrecer una propuesta de valor única para otros casos de uso, estas características no ofrecen ninguna credibilidad al bitcoin como dinero.

El valor del dinero no proviene de su escasez percibida, sino de su uso, y éste depende de las características materiales y de las estructuras políticas. Incluso en los casos en los que se utilizaba dinero mercancía, las monedas de oro y plata, la cebada y otras mercancías se elegían no por la energía ejercida para crearlas o por su escasez percibida, sino por sus cualidades de durabilidad, estandarización, portabilidad, etc.

El uso de energía o una sensación artificial de escasez no crea algún tipo de valor inherente como dinero – nunca lo ha hecho y nunca debería hacerlo.

Quiero ser claro aquí. El dinero no es una sola cosa, es una matriz de conceptos que varía según quién lo use, por qué se use, dónde se use, etc.

Mi argumento aquí es que la historia del dinero muestra que ha habido diferentes formas de dinero que coexisten en diferentes niveles (por ejemplo, dentro de una comunidad o entre comunidades o entre los ciudadanos y el Estado).

Para algunos de estos niveles, los pagarés privados eran suficientes, para otros el dinero mercancía (con y sin estandarización estatal) y para otros los pagarés sancionados por el Estado.

El dinero, por tanto, surge de las relaciones sociales, no es anterior a ellas. Las relaciones de clase, la propiedad de los medios de producción, las instituciones sociales y el poder político crean el sistema monetario.

El dinero no es un concepto abstracto y exógeno que se selecciona e impone tecnocráticamente. Nace de la ideología dominante de la época, que influye en todos los aspectos del sistema, del que el dinero es sólo una parte.

Yo diría aquí, delatando mis inclinaciones políticas si no estuvieran claras a estas alturas, que son las relaciones de clase y las estructuras de poder en torno a quién posee los medios de producción las que establecen el sistema.

Por ejemplo, el actual sistema fiduciario, con su falta de responsabilidad y transparencia, el dominio de las instituciones financieras privadas, el afán de lucro y el apoyo estatal a este sistema desigual, es el resultado de la ideología neoliberal que se impuso en la década de 1970.

Los bancos y las instituciones financieras recibieron este poder bajo el ropaje del libre mercado, lo que condujo a una mala asignación del capital, a la desigualdad, a la catástrofe climática y al consumo excesivo.

El sistema fiduciario evolucionó para cumplir estos objetivos, y no al revés. ¿Prefieren las empresas de capital riesgo financiar la 5ª aplicación de reparto de comida con pérdidas en lugar de financiar viviendas asequibles porque el fiat es inflacionario? No, son las estructuras de incentivos del mercado.

Por lo tanto, el dinero es un concepto en perpetuo cambio, con flexibilidad y destreza para responder a las dinámicas socioeconómicas divergentes de las sociedades y a la forma en que esas dinámicas evolucionan a lo largo del tiempo; que esto se haga por el bien público (como quiera que se defina) no es inherente a una forma de dinero concreta, sino a la dinámica social en la que se crea esa forma de dinero.

2.- Bitcoin en el Sur Global

Hasta este punto he estado hablando en gran medida del sistema de los países occidentales al referirme a la época actual y algún lector probablemente haya pensado «Comprueba tu privilegio financiero«.

Vayamos ahora hacia cómo la narrativa progresista de la hiperbitcoinización habla de su poder para liberar al Sur Global de la hegemonía del dólar y del sistema financiero global explotador. Los dos principales puntos de dolor sobre los que descansa este argumento son que estos países sufren una inflación extremadamente alta y que gran parte de su población no tiene acceso a los servicios financieros.

Permítanme centrarme en la primera propuesta de valor porque se centra en la adopción de Bitcoin como dinero, mientras que el caso de uso de los servicios financieros se puede lograr de múltiples maneras (esto incluye Bitcoin como una inversión y un almacén de valor – creo que Bitcoin tiene un papel útil que desempeñar aquí).

La solución propuesta es que a través de la adopción de una moneda con una oferta fija, los gobiernos no podrán imprimir su camino a la alta inflación y por lo tanto las crisis económicas cíclicas que estos países enfrentan serán evitadas.

Es cierto que muchos países hoy en día, y a lo largo del siglo pasado, han sufrido niveles de inflación agobiantes: Argentina, Zimbabue, Venezuela, Turquía, Líbano, por nombrar algunos. En muchos de estos casos, la realidad ha sido la impresión desenfrenada de dinero. Pero exploremos la relación causal entre estos dos conceptos y evaluemos cómo «Bitcoin arregla esto».

Un hilo común que conecta a todos los países que he mencionado, y a muchos otros, incluido Pakistán, de donde procedo, es su dependencia de la financiación en dólares para cubrir sus déficits de cuenta comercial.

En pocas palabras, estos países importan más de lo que exportan, y como el comercio se financia en dólares estadounidenses, que estos países no pueden crear internamente, dependen de la financiación extranjera.

Estos países tampoco son los favoritos de Occidente por razones geopolíticas y, por tanto, no tienen acceso a las líneas de canje de dólares, que es una fuente de liquidez en dólares. Lo que queda son los prestamistas externos, como el FMI, para conceder préstamos que vienen con la medicina neoliberal del ajuste estructural: privatización, desregulación y apertura comercial.

Fadhel Kaboub ofrece un excelente análisis de las razones por las que estos países han estado estancados durante décadas. Su punto principal es que estos países producen bienes de bajo valor añadido ofreciendo mano de obra y recursos baratos (por ejemplo, minerales), pero importan artículos de alto valor añadido (por ejemplo, tecnología) y suministros críticos (por ejemplo, alimentos, energía, medicamentos, etc.).

Por lo tanto, se ven atrapados en una trampa, ya que para ascender en la cadena de valor económico, necesitan ampliar sus importaciones, lo que aumenta el déficit comercial, que conduce a la deuda externa y así sucesivamente. La privatización y la desregulación en un contexto de maximización de beneficios empeoran esta situación. Este es un relato simplificado, pero explica lo esencial.

Esta es la dinámica subyacente que conduce a precios más altos, ya que estos países están sujetos a las fluctuaciones de los precios mundiales de los productos básicos y a la inflación de las importaciones a través del debilitamiento de las monedas.

La impresión de dinero nacional es un subproducto o un síntoma de este sistema, no la causa. Sería ingenuo no señalar también la incompetencia política y las estructuras socioeconómicas rentistas de muchos de estos países, pero esos son sobre todo problemas políticos que conforman el sistema monetario nacional, más que ser causados por él.

Además, muchos de estos países están sometidos a diversas formas de presión geopolítica o de hostilidad directa. No se puede ignorar la configuración postcolonial del Líbano y las tensiones regionales, o la dictadura de derecha instalada en Argentina que fue apoyada por el FMI (similar al trato del FMI con el gobierno de Macri recientemente), o las brutales sanciones contra Venezuela.

Todas estas realidades conducen a problemas en la cadena de suministro y a limitaciones en los recursos físicos que hacen que los precios suban, lo que lleva a que la impresión de dinero se convierta en un último esfuerzo para proporcionar un alivio a corto plazo, similar a lo que Europa está tratando de hacer con su actual crisis energética.

¿Cómo soluciona Bitcoin todo esto? Su adopción podría poner un límite al gasto gubernamental, pero ¿entonces qué? No sólo podría lograrse dolarizando (aceptando el dólar como moneda de curso legal) o vinculando la moneda nacional al dólar -no apoyo en absoluto estas medidas-, sino que sería desastroso para el desarrollo económico, ya que no aborda los factores sociopolíticos subyacentes que condujeron a esa situación en primer lugar.

El sistema monetario de un país debe configurarse en función de su dinámica idiosincrática, debe ser flexible y debe poder expandirse para financiar el tan necesario desarrollo. Por ejemplo, el milagroso viaje de desarrollo de China probablemente no habría sido posible sin la disponibilidad de financiación a través del sistema del eurodólar combinado con la gestión de su tipo de cambio.

Si bien este modelo de desarrollo también plantea problemas, abogar por la adopción de un dinero uniforme y programático por parte de los países en desarrollo agrava los problemas al introducir limitaciones adicionales, rigidez, un sistema tecnológicamente totalitario de talla única y minimizar las formas ciertamente imperfectas de las señales de mercado que existen en el mercado de divisas.

Me imagino que algunos defensores de Bitcoin señalarán las historias de aumento de uso en muchos de estos países como prueba de que la gente de allí está adoptando Bitcoin de forma orgánica. Como Pakistán también se menciona en esta lista de países, permítanme ofrecer algunas ideas sobre una explicación alternativa.

Estos países experimentan una alta inflación, se enfrentan a controles de capital y no tienen mercados de capitales bien desarrollados. Por lo tanto, los ciudadanos se enfrentan a una crisis de ahorro en la que están atrapados entre una moneda que pierde rápidamente su valor y una escasez de vehículos de inversión accesibles y seguros.

El bitcoin, y las criptomonedas en general para ser sinceros, se han extendido rápidamente como medio para crear riqueza en estos países, inspirados por las historias de Occidente.

Yo diría que el aumento del uso del bitcoin, suponiendo que la tendencia sea sostenible y no sólo un parpadeo, está impulsado por tres factores: una población joven que busca formas de hacerse rica rápidamente y que experimenta el FOMO (por cierto, el comercio de acciones también se ha convertido en una gran tendencia), una demanda de activos no locales para almacenar la riqueza, un sistema de pago para las transacciones transfronterizas y, en casos extremos, una forma de eludir temporalmente los regímenes opresivos.

Creo que todos estos son casos de uso potencialmente valiosos y bien servidos por el bitcoin, pero no equivalen a que el bitcoin sustituya al fiat.

Volviendo a la cuestión del Estado y el dinero, especialmente en el contexto del Sur Global. El Estado tiene un importante papel que desempeñar en el desarrollo socioeconómico, dado el sistema de Estado-nación en el que vivimos, y tener una moneda soberana es fundamental para ello.

En su libro «The Princes of the Yen», Richard Werner documenta cómo el gobierno japonés posterior a la Segunda Guerra Mundial dirigió a los bancos para que concedieran préstamos a partes clave de la economía, como los sectores industriales, lo que condujo al notable ascenso de Japón como potencia manufacturera.

Este proceso se denominó orientación de ventanilla y se llevó a cabo a través del Banco de Japón, que a su vez estaba dirigido por el Ministerio de Finanzas, e implicaba la concesión a los bancos comerciales de cuotas específicas para la concesión de préstamos a diversos sectores.

En última instancia, esto se desmoronó durante la década de 1980-1990 debido a la liberalización financiera, pero podría decirse que desempeñó un papel clave para ayudar al Estado japonés a organizar sus esfuerzos hacia un plan de desarrollo específico en las décadas anteriores. China ha adoptado un enfoque similar en varios periodos.

No estoy argumentando que esta forma de planificación central sea siempre el enfoque correcto, sino que es un ejemplo de cómo los países necesitan flexibilidad dadas sus circunstancias particulares.

3.- El Bitcoin y los progresistas

El principal argumento esgrimido por los progresistas es que el estándar Bitcoin reduce el dominio sobre el que el Estado tiene poder, reduciendo así las oportunidades de mala gestión. Hay problemas fundamentales con este enfoque, la mayoría de los cuales espero haber establecido ya en este punto.

En primer lugar, representa de forma errónea la relación coste-beneficio que tendría un sistema monetario rígido y de oferta fija, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de los retos a los que se enfrenta la sociedad hoy en día, como la catástrofe ecológica, las infraestructuras deficientes y la desigualdad, requerirán inversiones considerables, y las inversiones se financian mediante la creación de dinero.

En segundo lugar, trata al Estado como una entidad exógena que debe existir siempre de esta forma pervertida, en lugar de reconocer que el Estado necesita ser recuperado y es una herramienta esencial, a través de su capacidad de organización, para lograr el progreso.

En tercer lugar, y quizás lo más importante, este argumento también tiene la historia del dinero al revés, ya que las relaciones materiales y sociales de una sociedad impulsan lo que es el dinero, y no al revés.

Para solucionar los problemas socioeconómicos a los que nos enfrentamos, el punto central de la resistencia debe ser la relación de explotación entre el capital y el trabajo, la captura del Estado por parte de la élite y el consumo excesivo de unos pocos a costa de la mayoría. Centrarse en el dinero en este enfoque tecnocrático de afuera hacia adentro es una distracción.

El problema del sistema actual es que está muy desregulado, abandonado a los espíritus animales de los mercados, unido a una pequeña clase política que no rinde cuentas y que abusa de la capacidad soberana y crea un nexo entre el gobierno y las finanzas.

Por lo tanto, la solución «progresista» no puede ser quitar al Estado de en medio y dejar que el mercado se desboque. El sistema de eurodólares, la banca en la sombra, los derivados financieros, etc., son el resultado de la reducción de la supervisión del Estado, no de que el Estado se haga más grande.

La solución no puede ser más privatización, ni tampoco el control gubernamental per se. En su lugar, el camino a seguir debe ser un enfoque doble: reclamar el Estado a través de la acción política y, posteriormente, utilizarlo para crear un mejor marco para el mercado con instituciones sólidas que sirvan al bien público y desafiar la ideología general del capitalismo (ya que cada uno tiene su propia definición de capitalismo, permítanme aclarar que me refiero a un sistema con la maximización de los beneficios como único objetivo).

Con respecto a las finanzas específicamente, mi solución resumida es descentralizar las finanzas a través de la proliferación de la banca comunitaria, permitiendo el aumento de las monedas locales para apoyar las economías localizadas y una mayor regulación en la creación de dinero para lograr no sólo la viabilidad financiera, sino también los objetivos socioeconómicos y ecológicos.

Las comunidades necesitan que el dinero y las finanzas se ajusten a sus dinámicas específicas y, por lo tanto, deben tener la capacidad de moldear el sistema como quieran. Esa forma de dinero flexible que se adapta para lograr los objetivos públicos es lo que se necesita.

4.- Algunos casos de uso del Bitcoin

Fiel a lo que he afirmado al principio, creo en la utilidad de Bitcoin como pila tecnológica y como activo. En aras de una cierta brevedad, permítanme apuntar rápidamente lo que especulo son posibles casos de uso socialmente beneficiosos (cada caso de uso merece su propio artículo):

  • Infraestructura de pago P2P: Con los rápidos desarrollos de la Lightning Network, creo que Bitcoin puede alterar el actual ecosistema de pagos a través de transacciones baratas y rápidas, especialmente los pagos transfronterizos. Se ha investigado mucho sobre el tamaño del mercado de las remesas y las exorbitantes comisiones que cobran las agencias de transferencia de dinero, que perjudican especialmente a los trabajadores con bajos ingresos. La eficiencia de Bitcoin, junto con sus bajas barreras de entrada, la convierten en una plataforma ideal para simplificar considerablemente este proceso y proteger a las poblaciones vulnerables, en gran parte no bancarizadas, de las empresas de pago explotadoras.
  • Competencia para los servicios financieros tradicionales: Veo a Bitcoin como una pila tecnológica más que como un sistema de pago, con enormes oportunidades de programabilidad sobre la capa base que puede desbloquear una multitud de casos de uso, que van desde simples servicios financieros (por ejemplo, préstamos) hasta contratos inteligentes. Esto presiona a las empresas existentes para que innoven, amplíen el acceso a sus servicios y reduzcan los costes. Las bajas barreras de entrada para Bitcoin también significan que la banca de los no bancarizados se vuelve sustancialmente más fácil, lo que permite mayores oportunidades de desarrollo socioeconómico, particularmente en el Sur Global.
  • Vehículo de inversión: Como he mencionado anteriormente, creo que Bitcoin es un gran activo para una cartera debido a sus diversos casos de uso, características superiores dentro del espacio de la criptodivisa, facilidad de acceso en países donde los ciudadanos no tienen acceso a los mercados de capitales desarrollados y tienen un perfil de riesgo diferente al de las acciones, bonos, etc. El aumento de la demanda junto con una oferta fija hace que la hipótesis de la apreciación del precio, a pesar de la alta volatilidad y el mayor riesgo de manipulación dada la entrada de instituciones, sea favorable a medio y largo plazo.
  • Dinero externo contendiente bajo una mayor fractura geopolítica: Estoy seguro de que muchos lectores que siguen los mercados conocen la tesis del dinero interno frente al externo de Zoltan Pozsar. El primero es una forma de dinero que es responsabilidad de una parte (por ejemplo, la moneda fiduciaria, los bonos, etc.), mientras que el segundo no lo es (por ejemplo, el oro, otras materias primas). A medida que la confianza en el sistema mundial se resquebraja y aumentan las tensiones geopolíticas, su tesis es que los países se alejarán del dinero interno -ya que la tenencia de bonos del Tesoro de EE.UU. es el activo favorito actual- hacia opciones de dinero externo para minimizar el riesgo de sanciones y confiscación de activos. Dado que el oro tampoco tiene un valor inherente, requiere considerable energía y molestias para desplazarse, y su extracción tiene terribles costes medioambientales y humanos, yo diría que Bitcoin ofrece una alternativa viable, al menos desde una perspectiva de diversificación, para los países que tienen reservas. Matthew Pines hizo un argumento similar recientemente.


5.- Conclusión

Hay demasiadas frases y analogías reductoras, aunque pegadizas, que prevalecen en la comunidad Bitcoin. Aunque la crítica más amplia al sistema actual está justificada, estas narrativas simples ofuscan el foco de la resistencia.

El dinero no es información o transporte o cualquier otro acto inanimado, y por lo tanto no puede ser simplemente actualizado tecnológicamente; más bien, es un fenómeno social que surge de la ideología dominante, las relaciones de clase, etc…

No es el «dinero barato» (los bajos tipos de interés) lo que está distribuyendo mal el capital y provocando la desigualdad, sino la pura naturaleza de la economía que busca el beneficio, junto con la centralización del poder en las megacorporaciones y la captura del Estado por parte de la élite.

El miedo a la hiperinflación o la afirmación de que EE.UU. está en el mismo camino que Venezuela, sólo desmiente la falta de comprensión sobre el funcionamiento de la economía, desviando la atención de los problemas reales de la escasez de energía, las interrupciones de la cadena de suministro, la catástrofe climática, etc…

No pretendo que la solución sea obvia; ahí es donde entran en juego las escuelas de pensamiento político y se crea un sano debate de ideas. Sin embargo, necesitamos al menos construir una base común en torno al funcionamiento del sistema actual, ya que muchas de esas facetas, si no todas, se basan en la realidad objetiva.

Por último, creo que es un testimonio de la comunidad Bitcoin el hecho de que se base en la creación de conciencia y en la educación de personas de diferentes ámbitos de la vida. Muchas personas han comentado que aprender sobre Bitcoin fue su puerta de entrada para entender el sistema actual y sus trampas.

Aquí es donde otras comunidades, particularmente la izquierda, no han hecho todo lo que podrían haber hecho – pero los Bitcoiners también deberían darse cuenta de que hay una multitud de escuelas heterodoxas con una robusta historia de erudición en torno a estos temas. Hay que comprometerse continuamente con ellas, como hacen algunos en la comunidad, en lugar de ignorarlas por el simple hecho de no creer en Bitcoin.


Este es un artículo de Taimur Ahmad. Las opiniones expresadas son totalmente suyas y no reflejan necesariamente las de infopeople.com


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 2

Comparte con otros: