Cómo Bitcoin y DeFi son fenómenos completamente diferentes

Las aplicaciones de finanzas descentralizadas (DeFi), concretamente en Ethereum (ETH), han ganado popularidad en los últimos dos años. Aunque el bitcoin parece haber llegado para quedarse como depósito de valor global y apolítico, la idea básica de la DeFi es ir más allá de la creación de un nuevo activo monetario básico y aportar un mayor grado de descentralización a otras áreas de las finanzas (o al menos la apariencia de descentralización).

26 de abril de 2021

Mientras que la propuesta de valor clave de bitcoin se basa en la eliminación de terceros de confianza en el ámbito del dinero digital, es mucho más difícil eliminar por completo el riesgo de contrapartida en otros ámbitos del sistema financiero tradicional.



Es cierto que algunas personas están ganando fortunas con los rendimientos de los tokens especulativos que se encuentran en el ecosistema DeFi, pero un mayor rendimiento conlleva un mayor riesgo.

Es vital para cualquier persona involucrada en el mercado de criptoactivos entender que Bitcoin y DeFi no son en absoluto lo mismo cuando se trata de perfiles de riesgo.

Bitcoin es una tecnología de ahorro

A menudo se habla de Bitcoin como una inversión especulativa, pero la realidad es que es un nuevo tipo de tecnología de ahorro. Una diferencia clave entre el ahorro y la inversión es que el ahorro no genera rendimientos y no debe implicar un riesgo potencial a la baja. El ahorro es simplemente el dinero de los ingresos generados por un individuo durante un periodo de tiempo determinado que no se gasta. Es el dinero en efectivo que se tiene a mano y que no se pone en riesgo en ningún tipo de inversión.

El principal argumento de venta del bitcoin como tecnología de ahorro es que es deflacionista, lo que contrasta con el estándar inflacionista de las monedas fiduciarias emitidas por los gobiernos. En otras palabras, el bitcoin debería revalorizarse con el tiempo, mientras que las monedas fiduciarias tienden a perder valor con el tiempo.

Una razón clave por la que las monedas emitidas por el gobierno tienden a ser inflacionarias es que estimulan la inversión y el gasto a corto plazo, y los políticos tienden a pensar y actuar en plazos cortos. Además, es muy ventajoso para los gobiernos poder crear nueva moneda de la nada en lugar de verse obligados a recaudarla del público en general a través de los impuestos.

Un efecto secundario de una política monetaria inflacionaria es que empuja a los individuos a abandonar sus ahorros (para evitar la devaluación) y a realizar inversiones más especulativas. Con la política monetaria deflacionaria del bitcoin, los individuos pueden simplemente mantener el bitcoin y permitir que se revalorice a largo plazo en lugar de preocuparse por lo que ocurre en el mercado de valores o de externalizar esa tarea a un tercero.

Por supuesto, la introducción de la política monetaria apolítica de bitcoin que quedó «grabada en piedra» con el lanzamiento de la red Bitcoin allá por 2009 significa que los gobiernos ya no operan sin la competencia de un mercado libre de dinero para el ahorro.

Sí, el oro también existe, pero el metal precioso se adapta mal al mundo digital. Dado que el oro es un objeto físico en el mundo real, no hay forma de utilizarlo a través de Internet sin introducir el riesgo de contrapartida. Los fallos del oro en términos de facilidad de uso son los que llevaron a la creación del papel moneda en primer lugar.

Con el bitcoin, es más fácil ser completamente soberano y proteger los propios ahorros contra el robo y la devaluación sin tener que subcontratar el trabajo a un banco o a algún otro custodio.

DeFi aporta mayor rendimiento con mucho mayor riesgo

Así pues, hemos establecido que el principal argumento de venta del bitcoin es que permite a sus usuarios preservar el valor de sus ahorros sin introducir el riesgo de contrapartida ni trasladar los fondos a inversiones más arriesgadas. Ahora bien, ¿qué ha hecho el fenómeno DeFi hasta este momento? Principalmente, reintroducir ese mismo problema para el que se creó Bitcoin, incluyendo una fuerte dependencia de las stablecoins inflacionarias y con pivote fiat.

Hoy en día, el espacio DeFi se compone de una variedad de aplicaciones en torno a los servicios financieros como el comercio, los préstamos, los créditos y los derivados. Aunque estas aplicaciones DeFi se comercializan a menudo como descentralizadas, sin confianza y como Bitcoin, en realidad están muy lejos de ello. Después de todo, muchos usuarios de DeFi están generando altos rendimientos en sus criptoactivos a través de estas aplicaciones, y eso no podría ser el caso sin la introducción de algún tipo de factor de riesgo.

Hay un número increíble de factores de riesgo apilados unos sobre otros en el mundo de las aplicaciones DeFi. Estas aplicaciones están unidas burdamente sobre la base de un código de contrato inteligente potencialmente defectuoso, oráculos de confianza, puertas traseras controladas por el desarrollador, tokens de red subyacentes volátiles (por ejemplo, ETH, BNB), stablecoins centralizados con mucho riesgo de contrapartida, rendimientos denominados en tokens de criptografía tipo Ponzi con utilidad poco clara, y otros bloques de construcción problemáticos.

Las aplicaciones de DeFi también están estrechamente entrelazadas entre sí, lo que significa que un problema con una aplicación puede afectar a otras. Es básicamente un gran castillo de naipes que puede desmoronarse tan rápidamente como ha crecido en importancia.

A menudo se hace referencia a DeFi como un sistema de Legos monetarios, pero ahora mismo se parece mucho más a Jenga monetario.

Cómo Bitcoin y DeFi son fenómenos completamente diferentes

En pocas palabras, el bitcoin pretende ser la opción más segura y soberana para el ahorro que el mundo haya visto jamás, mientras que DeFi se adentra tanto en el terreno de la «inversión» que puede calificarse más bien de juego descarado. No hay nada malo en apostar, pero los contrastes extremos entre la seguridad de Bitcoin y DeFi son casi siempre ignorados por completo, incluso por algunas de las entidades más conocidas del espacio.

Vale la pena señalar que los riesgos también existen con las instituciones financieras reguladas y centralizadas que utilizan bitcoin; sin embargo, una diferencia crítica allí es que los usuarios tienen a alguien a quien recurrir para pedir ayuda o culpar en una situación en la que algo va mal. Con DeFi, el usuario asume todo el riesgo y no dispone de una red de seguridad para sus inversiones que vayan mal. Las aplicaciones DeFi pueden llegar a ser más fiables y descentralizadas con el tiempo, pero está claro que aún no hemos llegado a ese punto, lo que hace que mucha gente prefiera trasladar el bitcoin al sistema financiero tradicional por ahora.

DeFi mejorará con el tiempo

Los primeros proyectos de DeFi de hoy son del tipo «muévete rápido y rompe cosas», pero con el tiempo se desarrollarán aplicaciones más fiables y seguras. Es posible tener aplicaciones DeFi de muy baja confianza construidas sobre Bitcoin, y la Red Lightning es el mejor ejemplo de este tipo de innovación en servicios financieros.

En el caso de Lightning Network, se obtienen pagos mucho más rápidos y menos costosos que las transacciones realizadas en la capa base de la cadena de bloques sin tener que hacer grandes concesiones en términos de confianza o riesgo de contraparte. Dicho esto, la Red Lightning todavía conlleva un poco de riesgo de complejidad de los contratos inteligentes (aunque no tanto como una aplicación aleatoria de DeFi), ya que todavía es pronto para esta red de Bitcoin de segunda capa.

También están las sidechains Liquid y RSK que permiten mayores niveles de experimentación; sin embargo, estas redes se basan actualmente en federaciones de entidades de confianza en lugar del algoritmo de consenso proof-of-work, lo que significa que son menos resistentes a los ataques a gran escala por parte de gobiernos u otras entidades. En Liquid, es posible realizar préstamos de baja confianza garantizados con bitcoin a través de Hodl Hodl’s Lend, mientras que Sovryn está trasladando muchas de las aplicaciones DeFi de Ethereum a RSK, que es compatible con la máquina virtual de Ethereum (EVM).

A largo plazo, se espera que un lenguaje de programación llamado Simplicity, que se considera más fiable que el Solidity de Ethereum, se añada a Liquid y podría llegar a integrarse en el propio Bitcoin. Esto proporcionaría mejores garantías en cuanto al código subyacente que respalda las aplicaciones DeFi más complejas.

Aunque la seguridad de DeFi es definitivamente mejorable, la inversión implica un riesgo a fin de cuentas. Todo lo que los desarrolladores pueden hacer es minimizar los riesgos a nivel técnico, y los usuarios seguirán siendo libres de hacer malas apuestas. Aún así, podrían persistir problemas como el del oráculo, que es crítico para muchas aplicaciones DeFi.

Obviamente, no hay nada malo en tomar la idea básica de Bitcoin y tratar de aplicarla a otras aplicaciones financieras, pero hay que entender bien las diferencias entre usar bitcoin para ahorrar y ponerlo en riesgo en cualquier tipo de inversión. Además, los defensores de la DeFi deben ser honestos sobre estos riesgos recién introducidos.

Ha habido un cierto crecimiento en la combinación de bitcoin con el fenómeno DeFi, concretamente a través de Badger DAO y Sovryn, y será interesante ver si esta superposición entre los poseedores conservadores de bitcoin y las aplicaciones financieras mucho más arriesgadas sigue ganando tracción. A pesar de todos los riesgos asociados a la DeFi hoy en día, esta tendencia tiene el potencial de, al menos, llevar a una descentralización de muchas aplicaciones de bitcoin que están completamente centralizadas en la actualidad.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: