¿Quieres saber por qué la regulación del bitcoin no funcionará?

¿Quieres saber por qué la regulación del bitcoin no funcionará?

En los últimos meses, bitcoin se ha disparado en uso y atención popular. Con toda esta mayor exposición y la actividad comercial en rápido crecimiento, el sector público estaba obligado a involucrarse tarde o temprano.

Los gobiernos de todo el mundo están tomando cada vez más medidas para regular bitcoin y otras criptomonedas, pero estas respuestas han sido todo menos uniformes. Y, aunque algunos países están adoptando un enfoque de «no intervención», estas son las excepciones a la tendencia general.

Canadá y Estados Unidos están preparados para promulgar nuevas medidas regulatorias, Rusia ha sido el primer país desarrollado en prohibir el bitcoin por completo y China estuvo muy cerca de hacerlo en diciembre. Si bien los países pueden estar muy separados en la forma en que abordan los problemas planteados por bitcoin, sus temores son los mismos.

Cuando las autoridades rusas anunciaron que bitcoin era ilegal, describieron el «lavado de dinero obtenido a través del crimen, así como la financiación del terrorismo» como preocupaciones principales, y ese sentimiento se repite en muchas agencias reguladoras.

Esta aspiración unificada para prevenir el lavado de dinero destaca la incapacidad de varios gobiernos para comprender cómo funciona realmente Bitcoin y qué tan fuera de su control está.

Quizás este desconocimiento fue inevitable, debido a la subida repentina y meteórica de la moneda, que presionó a los gobiernos a hacer algo sin darles tiempo para comprender completamente lo que estaba sucediendo.



Más daño que bien

De hecho, incluso ahora parece imposible predecir cómo seguirán desarrollándose Bitcoin y sus servicios circundantes.

No obstante, esta falta generalizada de comprender los principios fundamentales detrás del protocolo Bitcoin y sus implicaciones puede llevar a los gobiernos a tomar decisiones que, en última instancia, perjudicarán el desarrollo económico, al tiempo que afectarán muy poco o nada a la actividad criminal. Una de las fallas más evidentes en las acciones patrióticas de países como Rusia para proteger a sus ciudadanos de los terroristas y el lavado de dinero es el simple hecho de que no pueden aplicarlo.

Bitcoin y todas las demás criptomonedas son sistemas peer-to-peer completamente descentralizados. No hay un servidor central que cerrar, nadie a quien atrapar y, lo que es más importante, nadie a quien enjuiciar, al menos nadie que haga que las monedas se derrumben.

En pocas palabras, ningún gobierno del planeta puede evitar que descargue una billetera o un cliente de minería y me conecte a la red bitcoin. Pregúntele a Estados Unidos y otros países desarrollados, que han intentado sin éxito tomar medidas enérgicas contra los torrentes P2P ilegales durante la última década.

Por lo tanto, cualquier persona que tenga la intención de usar bitcoin para lavar fondos en el extranjero, para lo cual es más apto, aún puede comprarlos a distribuidores individuales, mineros confiables o incluso comprar su propio hardware de minería para convertir ese dinero sucio en criptomonedas.

De hecho, es bastante fácil imaginar cómo se desarrollaría la industria de bitcoins en un contexto ilegal permanente para satisfacer las necesidades de organizaciones que ya son ilegales, permitiéndoles potencialmente mucha más flexibilidad tanto para almacenar como para mover fondos alrededor del mundo.

Esto es lo que asusta a los gobiernos, pero lo que parecen pasar por alto es que, para bien o para mal, no pueden hacer nada al respecto.



Bitcoin y la Deep Web

Tomemos a Silk Road, el infame mercado en línea anónimo que permitía a las personas comprar casi cualquier cosa con bitcoin.

Existen muchos otros mercados de este tipo en la Deep Web, y aunque ocasionalmente habrá una quiebra muy publicitada, la actividad delictiva aún continúa de forma masiva. La ilegalización de bitcoin no afectará en lo más mínimo estas operaciones ya ilegales.

Cada vez más, estamos viendo el desarrollo de mercados, intercambios e incluso sistemas de moneda privados de Deep Web cada vez más organizados, a medida que los delincuentes se mueven de bitcoin a otras monedas digitales más anónimas. ¿Adivinas dónde parece estar ocurriendo la mayor parte de este desarrollo? Si respondieras que en Rusia, el único país desarrollado que proscribe completamente todas las criptomonedas, estarías en lo cierto.

Otra medida reguladora propuesta es la prohibición de los ‘tumblers’, herramientas que permiten a los usuarios ocultar la fuente de sus bitcoins. Esta idea, discutida en las audiencias regulatorias de Nueva York, destaca aún más la falta de voluntad de las instituciones reguladoras tradicionales para admitir que no tienen autoridad sobre el asunto.

Los tumblers, como los mercados e intercambios ilegales, se pueden alojar de forma anónima desde cualquier servidor del mundo. El Departamento de Servicios Financieros de Nueva York también puede prohibir la puesta de sol, ya que probablemente tendrían más influencia allí.

Pioneros legales

Las personas más afectadas por la regulación gubernamental serían las que ya participan en actividades y emprendimientos comerciales legales, es decir, las que allanan el camino para un futuro financiero innovador y competitivo, y con un alcance global.

Prohibir Bitcoin simplemente restringe los negocios legítimos y lleva a los criminales a la clandestinidad, privando al sector privado en general de los beneficios de la criptomoneda. Sin la aprobación del gobierno, las empresas y los usuarios legales no pueden aprovechar la velocidad, los bajos costos, la flexibilidad y el anonimato de Bitcoin.

Por lo tanto, la regulación simplemente estaría impulsando la creación de otro mercado negro, al tiempo que negaba los beneficios sustanciales de la criptomoneda a los ciudadanos respetuosos de la ley en todas partes. Ya podemos ver en Canadá que incluso las conversaciones ingenuas de tomar medidas enérgicas contra bitcoin han asestado un golpe aplastante al desarrollo de nuevas empresas.

Incluso en áreas donde bitcoin no se considera ilegal, cualquier obstáculo regulatorio obstaculizará inevitablemente la innovación.

Los países con un enfoque más relajado son los que probablemente se beneficiarán más de una revolución financiera impulsada por bitcoins, incluso si todavía es demasiado pronto para decir cómo será exactamente eso.

Castigar a las personas equivocadas

Esto se extrapola a regulaciones aparentemente convencionales, como requerir intercambios y otros servicios para recopilar la información personal de los clientes.

Sí, los intercambios anónimos pueden facilitar las cosas para quienes buscan lavar dinero, pero eliminar esa vía al requerir y rastrear la información personal de todos en un intercambio tampoco hace nada para obstaculizarlo.

En un mundo sin intercambios anónimos, bitcoin aún se puede comerciar de forma privada de persona a persona, y nada impide que aparezcan intercambios de Deep Web completamente anónimos y servicios similares. Lo único que garantizaría la recopilación de datos obligatoria es que las personas honestas deben superar más obstáculos y perder aún más privacidad en el mundo de Big Data y la creciente vigilancia gubernamental.

Enfoque sensato

Pero, ¿es mala toda la regulación potencial? Por supuesto que no, hay muchos pasos que se pueden tomar para crear más confianza entre la población en general sin obstaculizar severamente la innovación o la privacidad de los usuarios.

El lugar para observar si se están buscando reglas sensatas para esta industria, parece ser Nueva York, donde Ben Lawsky se ha destacado por su enfoque prudente en las conversaciones sobre bitcoins.

Un requisito sensato sería establecer un estándar de seguridad en las empresas públicas que deseen almacenar o facilitar las conversiones de bitcoins o el depósito en garantía. Otra sería ilegalizar que una empresa de este tipo mueva, invierta o utilice fondos de clientes (esencialmente banca de reserva fraccionaria) sin declararlo explícitamente a los clientes, que tienen derecho a asumir sus propios riesgos con sus inversiones.

Exigir a las empresas de bitcoins que tengan una buena reserva de bitcoins y publiquen sus balances generales ofrecería a los clientes algo de tranquilidad.

Naturalmente, todas las empresas que operan serían responsables de los fondos de sus clientes, en caso de pérdida, que se pagarían a ellos personalmente, si se registra información personal o se dispone de una billetera sin conexión existente vinculada a su cuenta. Todo esto ayudaría a aumentar la legitimidad, la confianza y la protección del consumidor en la industria sin afectar negativamente la innovación, y también pondría fin a la era del “Salvaje Oeste” de las criptomonedas.

Pensamiento anticuado

Si bien algunos argumentarán que todos estos estándares y servicios probablemente evolucionarían orgánicamente a partir de un mercado libre de todos modos, al menos les da a las agencias reguladoras algo que hacer que no es solo una reacción instintiva, sin beneficios positivos para las empresas legítimas. y clientes.

Actualmente, la mayoría de los legisladores continúan pensando en bitcoin en términos anticuados, y ese es el problema.

Bitcoin promete crear un paradigma completamente nuevo en el juego de las finanzas: la mayor innovación tecnológica en el campo en muchos años.

Todo el ecosistema de la criptomoneda, tanto legal como de otro tipo, está evolucionando tan rápidamente que las regulaciones gubernamentales ni siquiera pueden mantenerse al día, y mucho menos planificar. Los legisladores ahora se están preparando para hacer reglas para circunstancias que no tienen precedentes, que pueden ser difíciles de entender en su forma actual y que probablemente no existirán mañana.

Bitcoin requiere una forma de pensar completamente nueva y un enfoque mucho más flexible de los gobiernos para permitirle desarrollarse legalmente dentro del mercado libre y otorgar sus beneficios a los ciudadanos del mundo.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: