Economistas contra Ley del Bitcoin de El Salvador, Bukele gana un aliado clave

15 de junio de 2021

El Salvador está cada vez más cerca de cumplir los sueños de Bitcoin (BTC) de su presidente Nayib Bukele – con ayuda externa en camino, aunque las voces de desdén siguen advirtiendo del inminente peligro financiero si Bukele se sale con la suya.

Hipocresía del G7: critica minería BTC pero protege combustibles fósiles

Según Reuters y AFP (vía El Economista), el jefe del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ha declarado que la organización “proporcionará asistencia técnica” a El Salvador en sus movimientos para hacer que el BTC sea de curso legal en septiembre de este año.

ANÚNCIO

El jefe del banco, Dante Mossi, declaró que trabajaría con el Ministerio de Hacienda de El Salvador y su banco central para “seleccionar un equipo que trabaje en la implementación”.

Mossi, que hablaba en una conferencia virtual, advirtió que “en el mundo anónimo de las criptodivisas puede haber malos jugadores”, por lo que era primordial la adopción de “un marco regulatorio que permita al gobierno tener control” del uso de las criptomonedas. También descartó la posibilidad de que el BCIE adopte el BTC, afirmando que las finanzas del banco seguirán realizándose en USD.

Pero en general se mostró optimista sobre los planes de El Salvador, afirmando que el BCIE estaría “acompañando a El Salvador en esta nueva e innovadora política de adopción de la criptomoneda bitcoin para su uso legal.”

ANÚNCIO

Añadió que el nuevo “equipo” se había creado a petición de los salvadoreños y que el banco estaba ahora “preparando un paquete de asistencia técnica para asegurarse de que cuenta con todos los expertos”.

Tanto a nivel nacional como internacional, los economistas y los comentaristas políticos siguen divididos en cuanto a la adopción del BTC.

Moody’s Investment Service declaró, según ElSalvador.com (editor del periódico salvadoreño El Diario de Hoy), que “la adopción del BTC como moneda paralela al USD conlleva riesgos para el sistema financiero, la estabilidad del régimen monetario del país y señala la falta de un marco económico coherente, ya que es poco probable que se haya consultado al Fondo Monetario Internacional sobre la ley mientras se negociaban las medidas económicas y fiscales relacionadas con el programa de financiación”.

ANÚNCIO

El medio también citó a Manuel Enrique Hinds, ex ministro de finanzas salvadoreño, como advertencia:

“La medida podría provocar una crisis muy grave en el país, porque todo lo pagamos en dólares. Corremos un riesgo incluso enviando remesas en bitcoin. Los precios pueden cambiar en cuestión de horas y aunque el gobierno ha dicho que garantizará los precios, un fondo de 150 millones de dólares no es suficiente para hacerlo”.

Y el mismo medio informó, por separado, que el Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas de El Salvador (COLPROCE), un grupo de expertos en economía, ha pedido al parlamento del país que “derogue” la ley recientemente aprobada.

En un llamamiento abierto, el grupo pidió a los legisladores que en su lugar “creen un espacio de discusión” con “todos los actores sociales y económicos”.

El organismo declaró:

“La conversión del bitcoin de criptomoneda a moneda de curso legal, fue aprobada sin realizar estudios que demuestren su viabilidad y aplicabilidad para la economía [salvadoreña]. La mayoría de los expertos en economía monetaria y financiera, tanto nacionales como extranjeros, consideran que la adopción del bitcoin pone en riesgo la estabilidad económica. El bitcoin podría generar burbujas financieras y convertir a El Salvador en un paraíso fiscal”.

En un artículo de opinión para el diario La Prensa Gráfica, el columnista Carlos Alfaro Rivas afirmó que el Presidente había dicho efectivamente al mundo: “¡Bienvenido a Bitcoinlandia!” – y había impresionado al sector de las criptomonedas con su dominio del inglés y su imagen “cool”.

Pero los salvadoreños, añadió, sólo pueden esperar que la apuesta de Bukele por atraer a los inversores a la nación no atraiga inadvertidamente a los elementos criminales.

Además, señaló las experiencias positivas de la pequeña aldea de El Zonte, donde ya funciona una economía impulsada por el BTC.

Comentó, en tono irónico: “No me preocupa que los salvadoreños no vayamos a entender (el BTC). En El Zonte ya lo hemos domesticado”.

Pero concluyó que la nación se encontraba ahora en una encrucijada – y que vería a “Bitcoinlandia” convertirse en una historia de éxito masivo o “chocar con la cabeza contra un muro de ladrillos”.

Mientras tanto, el distanciamiento entre Bukele y Washington parece ampliarse en medio de las sugerencias de que el Presidente espera lograr el objetivo a largo plazo de desdolarizar la economía salvadoreña.

La administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Samantha Power, habló de la “fragilidad de la democracia” en un acto celebrado en la Universidad Centroamericana de El Salvador, dirigida por uno de los críticos más acérrimos de Bukele.

Según AP (vía Yahoo), Power añadió:

“Estados Unidos cree que los gobiernos de todo el mundo deben ganarse la confianza y la buena voluntad de su pueblo. Si se permite que la corrupción sea desenfrenada, si no se respeta la independencia judicial, si se desmantelan las instituciones anticorrupción como hemos visto con demasiada frecuencia en Honduras, Guatemala y aquí en El Salvador, entonces los gobiernos locales terminarán obstaculizando las aspiraciones y el potencial de su propia gente”.

Y según ElSalvador.com, Power también advirtió que las acusaciones de corrupción también podrían perjudicar las posibilidades de países como El Salvador de atraer inversores extranjeros, algo que las políticas de BTC de Bukele claramente pretenden conseguir.