Cómo el cambio climático podría calentar también la inflación

Cómo el cambio climático podría calentar también la inflación

8 de noviembre de 2021

En vísperas de un día de conversaciones sobre la financiación del clima en la cumbre sobre el cambio climático COP26 en Glasgow, el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, anunció el lanzamiento de una coalición de empresas financieras comprometidas con alcanzar el nivel cero de emisiones netas para 2050. La Glasgow Financial Alliance for Net Zero dice que está formada por más de 450 bancos, gestores de activos y aseguradoras diferentes y que representa hasta 150 billones de dólares en activos.



Resulta llamativo que esta coalición de empresas del sector privado esté encabezada por Carney, un ex alto cargo de los bancos centrales, ya que en los últimos años investigadores, activistas y otros han pedido a los bancos centrales que hagan más para luchar contra el cambio climático.

Fuente: odi.org

Y aunque los banqueros centrales han debatido ampliamente la cuestión, generalmente se han centrado en sus implicaciones para la estabilidad financiera. El propio Carney ha advertido anteriormente que el cambio climático podría dañar el sistema financiero, ya que los activos se ven perjudicados por las condiciones meteorológicas extremas o se vuelven inviables (y, por tanto, no asegurables) a medida que aumentan las temperaturas y se normaliza la acción climática.

Aunque la estabilidad del sistema financiero es importante, sigue siendo un objetivo secundario para la mayoría de los bancos centrales. De hecho, su objetivo principal es mantener los precios estables y lograr una baja inflación.

Pero, ¿podría el cambio climático socavar su capacidad para lograr este objetivo principal?

Cómo afecta el cambio climático a la política monetaria

Los bancos centrales han permanecido generalmente tímidos en este tema, como si asumieran que son inmunes a los efectos del cambio climático. Pero mi coautora Koyesha Mukherjee y yo hemos publicado recientemente una investigación en la que demostramos que el cambio climático supone una amenaza no sólo para la estabilidad financiera, sino también para los precios y la inflación.

Destacamos varios canales a través de los cuales el cambio climático afecta a la estabilidad de los precios. Por ejemplo, el aumento de las temperaturas y la mayor frecuencia de las sequías podrían provocar un descenso de la producción agrícola, con la consiguiente escasez de alimentos. Esto, a su vez, haría subir los precios, ya que la demanda de alimentos sería mayor que la oferta.

Las condiciones meteorológicas extremas relacionadas con el clima también suponen una mayor demanda de energía (para refrigeración o calefacción), pero también un descenso de la oferta, lo que hace subir los precios. El clima extremo también afecta a la capacidad de los países para producir bienes de exportación. Por ejemplo, cuando las personas están expuestas a un calor extremo son menos eficaces en la producción de bienes, incluidos los destinados al sector de la exportación. Esto crearía una escasez de bienes y, por tanto, repercutiría en los precios del mercado mundial.

Encontramos pruebas de ello cuando analizamos los efectos de los cambios de temperatura en la inflación de un grupo de 107 países (incluidos 80 países en desarrollo y 27 desarrollados). Primero recopilamos las temperaturas medias diarias de cada país, que luego convertimos en una cifra anual. El cambio de esta cifra anual nos dio una medida simplificada del cambio de temperatura, que comparamos con la inflación de ese país en ese año.

Tras excluir a algunos países que habían sufrido hiperinflación y dos períodos de crisis inflacionistas globales, comprobamos que el aumento de las temperaturas estaba vinculado de forma abrumadora a un aumento de la inflación.

Nuestro hallazgo también se confirmó cuando realizamos investigaciones separadas para los países desarrollados y en desarrollo. En los países desarrollados, el aumento de la temperatura provoca un incremento de la inflación a corto plazo (aproximadamente un año). Sin embargo, en los países en desarrollo los resultados fueron más preocupantes, ya que este efecto persistió durante al menos seis años después del inicio del proceso.

¿Qué significan estos resultados para los bancos centrales?

Lo más evidente es que tendrán que ajustar persistentemente los tipos de interés en respuesta a los efectos del cambio climático. Pero los bancos centrales también perderán su capacidad de prever con precisión las variables económicas porque el cambio climático hace que las cosas sean más erráticas a corto plazo (clima extremo) y a largo plazo (pérdida general de estabilidad).

Esto podría tener graves consecuencias para la economía en general, haciendo más probables las recesiones y las crisis financieras. Por último, los bancos centrales se enfrentan al reto de aplicar la mejor respuesta política a los cambios en la inflación y la producción provocados por el clima.

Es sumamente importante que los bancos centrales comprendan que el impacto del cambio climático va más allá de la estabilidad financiera y que, de hecho, supone una amenaza para su primer objetivo primordial de mantener los precios estables y la inflación baja. Por ello, deben tener en cuenta el cambio climático en su proceso de toma de decisiones.

Es importante que los bancos centrales comprendan el origen de la inflación para adoptar la respuesta adecuada. Las políticas más amplias para reducir la velocidad del cambio climático podrían incluir la política monetaria verde, la financiación verde o incluso la flexibilización cuantitativa verde en la que los bancos centrales sólo compran activos cuando hay pruebas de que el dinero creado se utilizará para fines verdes.

Este artículo forma parte de la cobertura de The Conversation sobre la COP26, la conferencia sobre el clima de Glasgow, realizada por expertos de todo el mundo.

Por Osman Ouattara, lector de Economía del Desarrollo, Universidad de Manchester.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: