Aumento de la inflación en Reino Unido: Si no se actúa ahora, no será temporal

Aumento de la inflación en Reino Unido: Si no se actúa ahora, no será temporal

20 de septiembre de 2021

La inflación de los precios al consumo en el Reino Unido aumentó un 3,2% interanual en agosto, la mayor subida anual en casi una década.

Esta cifra fue 1,2 puntos porcentuales superior a la de julio, lo que la convierte en la mayor subida intermensual desde que se iniciaron los registros en 1997.



La inflación también es un problema más allá del Reino Unido: en Estados Unidos, por ejemplo, se sitúa actualmente en el 5,3%.

Los economistas del Banco de Inglaterra atribuyen convenientemente estas fuertes subidas a factores temporales y afirman que la inflación dejará pronto de subir en el Reino Unido sin mucha intervención. Señalan que los precios de hace un año estaban artificialmente reducidos y que, al volver a niveles más «normales», estábamos destinados a obtener altas medidas de inflación.

Un ejemplo sería el precio de la gasolina. La disminución de la demanda en los desplazamientos contribuyó a reducirlos a unos 113 peniques por galón en el surtidor en 2020, pero cuando los desplazamientos volvieron a los niveles anteriores a la pandemia, el aumento de la demanda de gasolina ha hecho que los precios se sitúen en torno a los 135 peniques.

También se puede considerar el programa Eat Out to Help Out, que redujo los precios de los restaurantes en el verano de 2020. Al terminar el plan, los precios subieron de repente, lo que aumentó la inflación.

El argumento de los optimistas es que estos cambios puntuales arrastrarán al sistema y los precios se estabilizarán en sus niveles actuales. Pero no todas las subidas de precios pueden atribuirse a factores temporales. También hay factores estructurales más profundos en juego.

Las causas de la inflación

La inflación la mide la Oficina de Estadísticas Nacionales, que registra los precios de miles de productos. Estos precios se definen por una interrelación interminable entre la oferta y la demanda en la economía (suponiendo que el gobierno no intervenga para fijar los precios de alguna manera).

Un exceso de productos o servicios significa que los precios pueden bajar, como hemos visto con los precios de la gasolina. Por otro lado, la demanda de productos que no pueden ser satisfechos en su totalidad por la oferta suele hacer subir los precios. Esto ocurrió con los desinfectantes de manos en 2020, por ejemplo, y más recientemente con los coches de segunda mano.

Diez años de inflación en el Reino Unido

Además del COVID, el Brexit sí ha afectado a los precios. Ha dificultado y encarecido el comercio con los países vecinos del Reino Unido. Esto está contribuyendo a la escasez de productos, empujando los precios al alza.

El Brexit también ha dificultado la producción en el Reino Unido al alejar a un porcentaje de ciudadanos de la UE que trabajan en el país. La escasez de recolectores de fruta, camioneros y enfermeros del NHS ha hecho subir los salarios y encarecer la producción británica.

Y existe la posibilidad de que se produzcan más perturbaciones políticas y comerciales entre el Reino Unido y la UE, sobre todo en relación con Irlanda del Norte, lo que podría encarecer aún más los productos y la producción.

Otro factor estructural relevante para la inflación es la libra esterlina. El Reino Unido importa cientos de miles de millones de libras en productos de consumo y materias primas. Una libra más baja hace que el país pague más de su moneda para comprar productos del extranjero, lo que encarece estos productos en libras.

Mujer con un monedero abierto en una mano y una moneda de una libra en la otra.

Hoy en día no se puede comprar mucho. Yulia Grigoryeva

La libra lleva ya varios años debilitándose frente a sus rivales debido a factores económicos como el debilitamiento de la productividad. Es probable que esta trayectoria descendente continúe debido a factores políticos como el inminente segundo referéndum de independencia de Escocia y los disturbios civiles en Irlanda del Norte.

Además, como el Banco de Inglaterra sigue impulsando la economía con grandes cantidades de dinero a través de la flexibilización cuantitativa (QE), debería haber una presión a la baja sobre el valor de la libra. Lo único que salva a la libra de grandes caídas es el hecho de que los bancos centrales de otras divisas importantes están haciendo lo mismo, por el momento.

La política monetaria flexible también contribuye potencialmente a una mayor inflación por otra razón. Los bajos tipos de interés, que están en niveles récord, animan a los consumidores a pedir préstamos, mientras que la QE anima a los bancos a prestar más, ya que aumenta el valor de los activos en sus balances.

Esto puede alimentar la demanda de productos como coches, aparatos electrónicos y electrodomésticos (como lavadoras, lavavajillas y frigoríficos). A título indicativo, aunque los precios de la vivienda no se contabilizan (erróneamente) en la inflación de los precios al consumo, los bajos tipos de interés han contribuido a un aumento sustancial de los precios en ese mercado, así como de las acciones bursátiles.

Hacia dónde vamos

Un poco de inflación en una economía puede ser positiva, en la medida en que estimula a los consumidores a comprar cosas antes de que suban los precios. También es una forma de reducir las deudas del gobierno en términos reales, lo que resulta atractivo tras el enorme endeudamiento para pagar el paquete de estímulo COVID.

Sin embargo, una inflación elevada es un problema, ya que erosiona los ingresos reales de los ciudadanos, lo que significa que consumen menos y las empresas ganan menos dinero. Por eso el Banco de Inglaterra se independizó del gobierno británico en los años 90, con el mandato de mantener la inflación en torno al 2%.

El gobierno británico y el Banco de Inglaterra deberían, por tanto, trabajar para abordar algunos de los factores estructurales a largo plazo que pueden hacer que la inflación se mantenga alta, especialmente cuando los «choques de oferta», como una nueva variante del COVID o las sanciones comerciales a China, podrían desequilibrar aún más la oferta y la demanda a corto y medio plazo.

La escasez de personal y de competencias en el mercado laboral debe abordarse antes de que la capacidad de producción del Reino Unido se vea afectada por la deslocalización y la externalización de la producción por parte de más empresas. A través del Brexit, los ciudadanos del Reino Unido votaron para tomar el control de la migración, no para cerrarla cuando sea necesario.

El libre comercio de productos y servicios con el continente vecino del Reino Unido es también primordial para la competitividad del país a largo plazo, pero aquí las cosas son ciertamente difíciles.

La UE nunca aceptará el peligro existencial de que un país se beneficie de su enorme mercado libre sin suscribir plenamente sus políticas y normativas.

El control de daños parece ser el único camino a seguir en este caso, lo que subraya la importancia de alcanzar un acuerdo duradero con la UE sobre Irlanda del Norte.

Por último, el Banco de Inglaterra debería considerar la posibilidad de levantar el pie del acelerador de la QE más pronto que tarde, antes de que las expectativas de inflación cristalicen en nuevas subidas de precios.

El dinero demasiado abundante y los tipos de interés ultrabajos no sólo inflan los precios de los activos, sino que también impulsan el endeudamiento de las empresas y proporcionan un salvavidas temporal a las empresas zombis, sentando las bases para la próxima crisis.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: