Intento de enmienda a ley BTC de Bukele, un dilema sobre Estado y Libertad

Intento de enmienda a ley BTC de Bukele, un dilema sobre Estado y Libertad

18 de junio de 2021

Un audaz intento de dos legisladores de la oposición de modificar cláusulas clave de la próxima ley de adopción de bitcoin (BTC) de El Salvador va acompañado de un furioso debate entre la comunidad internacional de criptomonedas.



Dos diputadas del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMNL) -Anabel Belloso y Dina Argueta- anunciaron ayer que buscaban lanzar un proyecto de ley de miembros privados en la Asamblea Nacional que, de ser aceptado, derogaría secciones de la ley de Bitcoin, que está a más de dos meses de ser promulgada. Una de las secciones controvertidas, la número 7, obliga a los comerciantes a aceptar BTC a petición de un cliente – en efecto, obligando a los negocios a aceptar BTC, siempre que tengan acceso a un PC o un smartphone.

Pero Belloso y Argueta dijeron a los periodistas que la enmienda propuesta, en palabras del primero, garantizaría que el BTC «no es de uso obligatorio», e iría incluso más allá.

«La enmienda estipula que los salarios, bonos y pensiones se sigan pagando en dólares y no con esta criptodivisa y que no se reconozca como moneda legal», dijo.

Belloso añadió: «No estamos en contra de la modernización tecnológica, pero no se debe jugar con las finanzas de la gente».

Sus mensajes dividieron la opinión en los hilos posteriores, con algunos expresando su «agradecimiento», pero otros señalando la inutilidad de las insistencias relacionadas con los salarios – particularmente cuando el gobierno esta semana ya ha descartado la noción de que las empresas paguen a sus empleados en BTC. Otros acusaron a la FMNL de «hipocresía», y dijeron que otros partidos de la oposición, más grandes, habían presentado argumentos «más creíbles».

El FMNL fue en su día la fuerza motriz de la política salvadoreña, y produjo presidentes que gobernaron de 2009 a 2014. Sin embargo, el partido sufrió una aplastante derrota en 2019, cuando el actual Nayib Bukele llegó al poder. Y en las elecciones legislativas celebradas a principios de este año, recibió otro varapalo, con su representación en la cámara baja reducida a solo cuatro escaños.

La coalición gobernante de Bukele cuenta con 64 de los 84 escaños, 56 de los cuales están en manos de su propio Partido de las Nuevas Ideas, lo que significa que, salvo que se produzca una gran rebelión en la bancada o un esfuerzo concertado de la oposición (igualmente improbable), es posible que el proyecto de ley Belloso-Argueta ni siquiera supere la fase de comisión y llegue al pleno de la cámara baja.

En cualquier caso, el proyecto de ley ya ha conseguido suscitar el debate entre los criptopensadores internacionales.

Jake Chervinsky, consejero general de Compound Labs, opinó que «sería estupendo que esto saliera adelante, o al menos que abogáramos por ello».

Pero el socio de Castle Island Ventures, Nic Carter, afirmó: «Si te opones firmemente a la coerción monetaria del Estado, y tu mejor manera de instrumentalizar ese punto de vista es degradar a los bitcoiners, voy a cuestionar la sinceridad de tu oposición a la coerción».

Chervinsky, sin embargo, puso en duda la sensatez de esta afirmación.

El director ejecutivo del Coin Center, Jerry Brito, por su parte, pasó a la ofensiva, afirmando que «la ley de Bitcoin de El Salvador es una vergüenza».

Escribió:

«Obliga a los ciudadanos a aceptar el bitcoin quieran o no. Esto es intuitivamente incorrecto para cualquier liberal. Me sorprende que tanta gente inteligente y con principios haya aplaudido y defendido sin embargo esta ley. Están confundiendo los fines de la libertad con los medios del bitcoin y espero que lo hagan por mero error.»

El comentarista @jeetsidhu_, sin embargo, se opuso a la afirmación de Brito de que la comunidad de BTC necesitaba «reflexionar sobre nuestros principios compartidos», escribiendo: «¿A qué valores compartidos se refiere? Esto es literalmente un entorno de baja confianza entre muchas personas con diferentes incentivos».

Otro se erizó: «Así que lo que leo en su tuit es que [El Salvador] debería permanecer en el sistema del USD bajo el completo control de los Estados Unidos. ¿Es esto lo que sugieres o vas a ofrecer una solución [diferente]?»

Una voz aparentemente salvadoreña afirmó que la desdolarización simplemente no era una opción para las empresas comerciales.

Mientras tanto, dentro del país, la oposición al proyecto de ley sigue siendo muy fuerte, con algunos opositores que ahora buscan cuestionar la constitucionalidad de la decisión de adoptar el BTC como moneda de curso legal.

Según ElSalvador.com, la influyente Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) se ha manifestado en contra del proyecto de ley, afirmando que éste se adoptó «sin espacio para el debate», está plagado de inveterías y fue «aprobado por el parlamento sin analizar su impacto».

«Deberían haberse realizado estudios antes de la votación», afirmó el director ejecutivo de Fusades, Javier Castro.

Los sondeos realizados por el medio de comunicación La Prensa Gráfica muestran un panorama muy variado: el 77% de los encuestados se declararon ayer a favor de la ley de adopción de BTC, mientras que en otra encuesta realizada hoy, el 84% de los encuestados está de acuerdo con la decisión del Banco Mundial de no apoyar los planes de adopción de Bukele.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: