Bitcoin City: los intentos libertarios de crear ciudades independientes

Bitcoin City: los intentos libertarios de crear ciudades independientes

14 de febrero de 2022

Autor: Harry Hobbs, profesor titular de la Universidad Tecnológica de Sídney.

A finales del año pasado, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció planes para construir la « Bitcoin City«, un territorio libre de impuestos en el este del país.

La ciudad utilizará bitcoin (BTC) y se alimentará del cercano volcán Conchuagua. Según Bukele, habrá:

Zonas residenciales, zonas comerciales, servicios, museos, entretenimiento, bares, restaurantes, aeropuerto, puerto, ferrocarril […] [pero] sin impuesto sobre la renta, cero impuesto sobre la propiedad, cero impuesto sobre los contratos, cero impuesto sobre la ciudad y cero emisiones de CO2.

Independientemente de que la Bitcoin City se haga realidad, se une a una larga y extraña historia de intentos de inspiración libertaria para crear ciudades y países independientes.

Bitcoin City

Los generosos incentivos financieros de Bitcoin City tienen como objetivo fomentar la inversión extranjera.

Sin embargo, el plan ha sido rápidamente ridiculizado por los comentaristas financieros como algo «digno de un villano de Bond«. Hay dudas de que la construcción llegue a iniciarse.

El villano de Bond Ernst Stavro Blofeld. Wikipedia

Como observa el Australian Financial Review, es probable que Bitcoin City no sea más que una «distracción llamativa de los problemas económicos de Bukele».

Nuevas ciudades libertarias

Pero Bukele no es el único que se siente tentado a crear un nuevo territorio, con nuevas (o ninguna) reglas.

En una charla TED de 2009, el economista estadounidense Paul Romer argumentó que los países en desarrollo deberían asociarse con países o empresas extranjeras para crear ciudades modelo autónomas.

Según su plan, los Estados anfitriones alquilarían grandes extensiones de terreno no urbanizado a los Estados desarrollados, que administrarían el territorio según su propio sistema jurídico. Los residentes de la ciudad procederían en su mayor parte del Estado en desarrollo, pero los administradores de la ciudad serían nombrados por el Estado desarrollado (y rendirían cuentas ante él). Los residentes podrían «votar con sus pies» emigrando hacia o desde la ciudad modelo.

Romer sostiene que estas ciudades atraerían importantes inversiones internacionales porque su arquitectura jurídica las aislaría de cualquier agitación política presente en su Estado anfitrión. A pesar de las fuertes connotaciones neocoloniales o neoimperiales, varios Estados han considerado adoptar la propuesta de Romer.

El experimento hondureño

En 2011, el Congreso hondureño modificó su constitución para facilitar el desarrollo de la idea de Romer. Las ciudades construidas dentro de las «regiones especiales de desarrollo» no estarían sujetas a la legislación hondureña ni a los impuestos. En su lugar, se autogobernarían bajo un marco legal único.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció sus planes de la Bitcoin City en una reunión de inversores de criptodivisas en noviembre de 2021. Salvador Meléndez/AP/AAP

Después de disputas legales sobre si esto violaba la soberanía nacional hondureña, el plan se revivió en 2015. Según el nuevo plan, un inversor que construya infraestructuras en un lugar designado como «zona de empleo y desarrollo económico» (ZEDE) recibirá una autoridad casi soberana. El inversor podrá imponer y recaudar impuestos sobre la renta y la propiedad, y establecer sus propios sistemas de educación, sanidad, administración pública y seguridad social.

En virtud de la ley de ZEDE, el presidente nombra un comité para supervisar todas las ciudades modelo, además de establecer las reglas y normas básicas que deben seguir los inversores. Como reflejo del respaldo ideológico de la idea, el primer comité, anunciado en 2014, estaba compuesto en gran medida por libertarios y antiguos asesores del presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan. En 2020 se lanzó el primer sitio, pero no parece haber comenzado su desarrollo.

Te puede interesar: Bitcoin y Ethereum vuelven a bajar, las altcoins caen aún más



Hacia el mar

El plan hondureño implica que un país ceda (temporal o quizás permanentemente) los derechos de soberanía sobre su territorio. Otros proyectos han tratado de construir un nuevo país en el mar.

Desde 2008, la atención se ha centrado en el Sea Steading Institute, con sede en California.

Fundado por el libertario estadounidense Patri Friedman (nieto del Premio Nobel de Economía Milton Friedman) y financiado inicialmente por el multimillonario Peter Thiel, el instituto pretendía construir estructuras habitables en alta mar, fuera de la jurisdicción (y de los impuestos) de cualquier Estado.

Aunque su página web sugiere que la navegación en alta mar podría ofrecer importantes beneficios a la humanidad en general, la motivación principal es ganar dinero sin tener que cumplir con la normativa. Los promotores se interesan por el potencial de la navegación en alta mar para «probar pacíficamente nuevas ideas de gobierno», de modo que «las más exitosas puedan inspirar el cambio en los gobiernos de todo el mundo».

Todavía no se ha construido ninguna ciudad. En 2017, las negociaciones con la Polinesia Francesa para el desarrollo de ciudades flotantes dentro de sus aguas territoriales se estancaron cuando la presión de la comunidad obligó al gobierno a retirarse. Muchos se preguntaron si «facilitar la evasión fiscal de las mayores fortunas del mundo» sería realmente beneficioso para las islas.

La República de Minerva

Otras propuestas no se han molestado en preguntar a nadie si pueden ponerse en marcha. En los años 60, varios empresarios estadounidenses intentaron establecer estados independientes en los arrecifes de coral de las costas de California y Florida. Ambos fracasaron por la presión del gobierno estadounidense.

A principios de la década de 1970, el libertario estadounidense Michael Oliver intentó financiar la construcción de un nuevo país -la República de Minerva- en un atolón sumergido en el océano Pacífico, entre Tonga y Fiyi. En su paraíso del laissez-faire no habría impuestos ni asistencia social.

Hasta la fecha, los planes de nuevos territorios flotantes independientes no se han hecho realidad. www.shutterstock.com

Durante la segunda mitad de 1971, el equipo de Oliver transportó arena en barcazas desde Fiji para elevar el atolón sobre el nivel del mar y comenzó la construcción básica. Oliver preveía la creación de 2.500 acres de tierra habitable elevada entre dos metros y medio y tres metros por encima de la marea alta. También se construirían ciudades flotantes y un centro turístico oceánico.

El progreso fue difícil. Sólo se habían recuperado 15 acres de tierra cuando se agotaron los fondos de Oliver. Los países vecinos también observaban con alarma. En junio de 1972, el rey Tupou IV declaró la soberanía de Tonga sobre el atolón y expulsó al equipo de Oliver.

Oliver abandonó Minerva, pero en 1982, otro grupo de libertarios estadounidenses intentó reafirmar y restaurar la república. Tras pasar tres semanas amarrados en la laguna, fueron expulsados por los militares tonganos. Hoy, Minerva ha sido «más o menos reclamada por el mar».

Quizás deberían haber invertido en Bitcoin.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: