¿Quieres arreglar la educación financiera? Mira multimillonarios y políticos

¿Quieres arreglar la educación financiera? Mira multimillonarios y políticos

2 de agosto de 2021

Poco después de que la pandemia del COVID-19 sumiera a la economía mundial en una crisis en marzo de 2020, escribí un ensayo en el que expresaba mi esperanza de que el colapso financiero que se estaba produciendo no se utilizara para justificar un impulso a la educación financiera en las escuelas. Pero esto ha sucedido desde entonces.



En mayo de 2020, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció los resultados de su Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes 2018 con la siguiente pregunta: «Con el aumento del desempleo y la inminente recesión mundial, es más importante que nunca preguntarse: ¿están los adolescentes informados sobre asuntos de dinero?»

Recientemente, Ontario añadió los conocimientos financieros al plan de estudios de matemáticas del 9º grado. Algunos investigadores han destacado la importancia de la educación financiera en medio de la actual crisis económica.

La alfabetización financiera, según la definición de la OCDE, es «una combinación de conciencia, conocimiento, habilidad, actitud y comportamiento necesarios para tomar decisiones financieras acertadas y, en última instancia, lograr el bienestar financiero individual».

Mi investigación sobre los documentos del plan de estudios de la escuela secundaria en Canadá y Estados Unidos muestra que la educación financiera enmarca los resultados financieros de forma individualista y arraigada en la ideología del mérito. La educación financiera dominante presta poca atención a los contextos económicos y sociopolíticos más amplios en los que tomar el control de las finanzas es cada vez más difícil para las familias en apuros, ya que la brecha entre los ricos y los demás sigue aumentando.

Empujes tras la recesión

Tras la recesión de 2008, la alfabetización financiera cobró fuerza tanto en Canadá como en Estados Unidos.

La especialista en educación Laura Pinto sostiene que los efectos económicos negativos de la crisis financiera de 2008 fueron menos pronunciados en Canadá que en otros países de la OCDE.

Sin embargo, las conexiones establecidas por los gobiernos y los medios de comunicación entre el estado de la economía y la necesidad de alfabetización financiera de los ciudadanos llevaron al desarrollo de políticas de educación financiera en todo el país.

En 2010, un columnista del Toronto Star resumió: «Tras el último desplome del mercado de valores, el gobierno federal se dio cuenta de que la gente necesitaba ayuda para gastar, ahorrar, invertir y -por supuesto- pedir préstamos».

Tanto en las economías industrializadas como en las emergentes, la OCDE declaró que la «falta de conocimientos financieros era uno de los factores que contribuían a las decisiones financieras mal informadas…» Recomendó que los gobiernos desarrollaran programas de educación financiera e integraran la educación financiera en los planes de estudio, y muchos siguieron su ejemplo.

Estas recomendaciones y los esfuerzos de los gobiernos sugirieron que la culpa de la recesión la tenían los hábitos de gasto del público en general, a pesar de que tanto la falta de regulación gubernamental como el comportamiento imprudente e ilegal en el sector financiero fueron factores importantes que contribuyeron.

¿Irresponsabilidad financiera?

En la actualidad, algunos defensores de la educación financiera se centran en cómo la recesión COVID-19 ha desenmascarado la irresponsabilidad financiera de algunas personas.

En Estados Unidos, la correduría Charles Schwab, cuyo director general es multimillonario, es una de las muchas empresas de servicios financieros que produce recursos de educación financiera.

Los resultados de la encuesta en línea de la empresa, realizada por Harris Poll a más de 2.000 adultos estadounidenses en junio de 2020, se recogen en el sitio web Schwab Money Wise, que promueve planes de enseñanza en las escuelas.

La encuesta encontró que el 89% de las personas encuestadas están de acuerdo en que la falta de educación financiera contribuye a la pobreza (58%), la falta de oportunidades de trabajo (53%), el desempleo (53%) y la desigualdad de la riqueza (52%).

Según la empresa, los resultados exponen el «grave impacto» de la «falta de educación financiera durante la COVID-19».

Una pancarta en una manifestación dice: «Financien al pueblo, no a la policía / BLM».

People attend a demonstration in Montrréal, Aug. 29, 2020, where they protested to defund the police with a goal to end systemic racism. THE CANADIAN PRESS/Graham Hughes

Personas asisten a una manifestación en Montreal, el 29 de agosto de 2020, donde protestaron para desfinanciar a la policía con el objetivo de acabar con el racismo sistémico. THE CANADIAN PRESS/Graham Hughes

Injusticias económicas y raciales

Los defensores de la educación financiera siguen relacionando los conocimientos y el comportamiento financiero individual con los problemas sociales y los males económicos más arraigados, incluso ante la crisis financiera provocada por una pandemia y un año de protestas mundiales por los derechos civiles tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis.

Tanto la pandemia como las protestas han obligado a la opinión pública a reconocer la brecha de riqueza racial tanto en EE.UU. como en Canadá, y el racismo económico en la respuesta a la pandemia y la recuperación de Canadá.

Economistas como Darrick Hamilton y William A. Darity, Jr. han demostrado cómo las estructuras económicas y sociales profundamente arraigadas, como la herencia y las transferencias intergeneracionales de riqueza que benefician a los blancos, perpetúan la desigualdad de la riqueza y el racismo en Estados Unidos.

Sin embargo, escriben, las narrativas de la alfabetización financiera implican que la mala toma de decisiones o el conocimiento financiero deficiente por parte de los estadounidenses de raza negra está en la raíz de la pobreza.

El economista político Chris Clarke ha señalado cómo, en respuesta a las crisis económicas, la educación financiera parece servir como una estrategia de afrontamiento que hace que la gente sea más resistente frente a los inevitables fallos del mercado.

Pero al situar las crisis financieras como inevitables, los elementos contradictorios de este pensamiento se hacen evidentes: El comportamiento acorde con el mercado que se fomenta en la educación financiera no puede garantizar, en última instancia, el bienestar económico de sus sujetos.

Los receptores de la educación financiera son instruidos, como escribe Clarke, en «aprender a fracasar».

Principales conclusiones de COVID-19

Desafiemos la idea de que si aprendemos a gestionar mejor nuestro dinero, podremos evitar el próximo colapso financiero o prosperar en él.

Por el contrario, la pandemia nos ha recordado que no somos autosuficientes, sino parte de un colectivo. Lo que vemos ahora es un poderoso argumento a favor de una fuerte red de seguridad social que incluya bajas por enfermedad pagadas, vivienda asequible, seguro de desempleo y un sistema de atención sanitaria sólido.

Sin embargo, los años de políticas de austeridad y la desinversión en el estado de bienestar anteriores a la pandemia no han hecho más que exacerbar los efectos del COVID-19 en Canadá.

Al mismo tiempo, la Prestación Canadiense de Respuesta de Emergencia (CERB) demostró que la reestructuración económica y la redistribución de la riqueza son posibles una vez que el problema se considera una crisis.

Malas decisiones de los gobernantes

En lugar de centrarnos en la educación financiera de los estudiantes, replanteemos el debate en torno al profundo analfabetismo de los gobernantes.

Las malas decisiones políticas permitieron a los multimillonarios canadienses aumentar su riqueza en 78.000 millones de dólares durante la pandemia, mientras que casi tres millones de canadienses perdieron sus empleos sólo en marzo y abril de 2020.

Aquellos que trabajaban en industrias esenciales mal pagadas y que no podían permitirse el lujo de tomarse un tiempo libre soportaron la carga de las infecciones y muertes por COVID-19.

Hoy, mientras el planeta sigue ardiendo y muchas personas en todo el mundo esperan vacunas, vemos el acaparamiento y el despilfarro de recursos.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, que ha acumulado casi 70.000 millones de dólares desde que comenzó la pandemia, fue noticia recientemente al celebrar una carrera espacial privada.

Enseñar a los niños a hacer mejor su presupuesto no solucionará la desigualdad. Lo que sí puede lograrse es que los políticos y los principales responsables de la toma de decisiones tengan conocimientos financieros que permitan a directores ejecutivos como Bezos eludir los impuestos federales sobre la renta o a los canadienses ricos acumular fondos en paraísos fiscales.

Autora: Agata Soroko


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: