¿Qué es Ethereum?. Guía para principiantes de ETH

Foto de vjkombajn en Pixabay

Uno de los proyectos de blockchain más ambiciosos, Ethereum (ETH) busca utilizar la criptomoneda para descentralizar productos y servicios en una amplia gama de casos de uso más allá del dinero.

Si Bitcoin busca servir de oro digital, Ethereum ha adoptado un enfoque diferente, generalizando para que sus usuarios puedan crear cualquier número de activos y programas personalizados que rijan su funcionamiento.

Esto ha llevado a comparaciones (quizá imperfectas) de que Bitcoin se parece más al correo electrónico (una herramienta muy potente y de uso especial), mientras que Ethereum tiene más en común con el navegador web (su objetivo es permitir que los usuarios puedan interactuar y crear programas).

Esta analogía es eficaz para comunicar el alcance de Ethereum, ya que su equipo crearía su propia máquina virtual y lenguaje de scripting (necesarios para ejecutar sus programas), recaudaría fondos mediante la venta de su propia moneda nueva (ether) e introduciría un concepto llamado «estado» en la criptodivisa.

En pocas palabras, Ethereum hace un seguimiento de los cambios (transacciones confirmadas en la cadena de bloques), así como de los cambios potenciales que aún no se han producido (estado), una diferencia que llega al corazón de su visión.

En Ethereum, estas funciones informáticas de varios pasos se llaman «contratos inteligentes». Las construcciones más grandes de muchos contratos inteligentes, a su vez, se llaman aplicaciones descentralizadas (dapps).

Aunque hoy son primitivos, se cree que estos programas podrían utilizarse algún día para crear software que imite el comportamiento de algunas de las mayores empresas de Internet del mundo.

Amazon, por ejemplo, puede considerarse una especie de servicio estatal que conecta a los compradores mediante una sencilla interfaz web con un inventario masivo y siempre actualizado almacenado en bases de datos.

En este caso, una empresa con ánimo de lucro desempeña el papel de intermediario y administrador de la tecnología.

Ethereum, de este modo, puede considerarse un primer intento de utilizar las criptomonedas para crear mercados competitivos que gobiernen diferentes partes de estos servicios, ahora monopolísticos.

A partir de 2020, los desarrolladores de Ethereum se encuentran en las primeras fases de cumplimiento de esta idea, y están preparando una revisión de su código central denominada «Ethereum 2.0» que introducirá nuevos cambios.



¿Quién creó Ethereum?

Ethereum fue una idea de un joven ruso-canadiense de 20 años, Vitalik Buterin.

Según Buterin, se inspiró para crear Ethereum después de darse cuenta de que podría ser posible aplicar el diseño de Bitcoin más ampliamente para mitigar los «horrores» de los servicios web centralizados.

En un ejemplo famoso, Buterin citó los perjuicios sufridos al jugar al popular juego online World of Warcraft, ya que los desarrolladores de la época podían hacer cambios arbitrarios a pesar de los deseos de los usuarios.

Buterin recibiría más tarde una beca Thiel para dedicarse a Ethereum a tiempo completo, y se puso a trabajar en la creación de una organización sin ánimo de lucro para ayudar a lanzar el proyecto.

A principios de 2014, la Fundación Ethereum vendió 72 millones de ETH en un crowdsale online, que generó unos 18 millones de dólares de financiación para el esfuerzo.

Ethereum pasó a atraer a una apasionada comunidad de usuarios, muchos de los cuales siguen encabezando su desarrollo en la actualidad.

Otras figuras notables de la comunidad son:

  • Gavin Wood – Autor del papel amarillo de Ethereum que especifica su máquina virtual
  • Jeff Wilke – Creador de la primera implementación de software de Ethereum
  • Joseph Lubin – Fundador de Consensys, una importante incubadora de inversiones en Ethereum
  • Vlad Zamfir – Criptógrafo centrado en el desarrollo de protocolos y la teoría de juegos.

Una lista más extensa de fundadores y colaboradores puede encontrarse en la Wikipedia de Ethereum.

¿Cómo funciona Ethereum?

Se puede decir que siempre hay dos Ethereum, Ethereum tal y como funciona hoy y el Ethereum que los desarrolladores esperan completar algún día cuando terminen su hoja de ruta.

Así que, aunque Ethereum ha logrado mucho desde su lanzamiento en 2015, es importante recordar que no se han implementado todas sus características propuestas.

Blockchain de Ethereum

En la actualidad, Ethereum utiliza la minería proof-of-work (en la que los ordenadores queman energía para resolver los rompecabezas necesarios para crear bloques) para alimentar su blockchain. (Los mineros agrupan las transacciones en nuevos bloques aproximadamente cada 12 segundos).

Los desarrolladores escriben programas (contratos inteligentes) en Solidity o Vyper, los lenguajes de programación del proyecto, y luego despliegan este código en la cadena de bloques de Ethereum.

Todos los nodos (ordenadores que ejecutan el software) mantienen una copia de la máquina virtual de Ethereum (EVM), un compilador que traduce los contratos inteligentes escritos en Solidity y Vyper y ejecuta sus cambios en transacciones en la cadena de bloques.

En 2016, un grupo de usuarios de Ethereum rechazó una propuesta de actualización del código, optando por seguir ejecutando un código más antiguo.

Como resultado, se creó una nueva criptomoneda llamada Ethereum Classic.

Proof-of-Stake

Con la transición a Ethereum 2.0, Ethereum planea alterar su sistema operativo central, migrando a un sistema llamado proof-of-stake (PoS).

Bajo un modelo de proof-of-stake, cualquier usuario que posea un mínimo de 32 ETH podría bloquear esos fondos en un contrato, que luego obtendría recompensas por resolver los cálculos necesarios para añadir nuevos bloques a la blockchain.

¿Por qué tiene valor el ETH?

La principal criptomoneda que impulsa Ethereum se llama éter, una parte de la cual se acuña en cada bloque y se distribuye a los mineros.

En particular, Ethereum no pone un límite a la cantidad de éter que se puede acuñar. Por el contrario, el suministro de éter está programado para aumentar un 4,5% cada año, y ahora se acuñan 2 ETH en cada bloque.

Esta recompensa se ha reducido dos veces en la historia de la red, y originalmente se fijó en 5 ETH.

Los cambios en la política monetaria son generalmente propuestos por los desarrolladores. Los nodos y mineros que ejecutan el software pueden entonces aceptar o rechazar la actualización de su software para aceptar el cambio.

Los mineros también ganan ETH en forma de tasas por los cálculos procesados por la red. Las tarifas no se pagan en ETH, sino en «gas», una unidad de cálculo especial.

Cuanto más complejo sea el cálculo, más gas necesitará un programa determinado.

Esto significa que cualquier aplicación o protocolo que funcione sobre Ethereum debe comprar y gastar ether continuamente, creando una demanda continua del activo.



¿Por qué utilizar Ethereum?

En un momento en el que muchas criptodivisas han luchado por generar un único caso de uso, Ethereum es quizás único en el sentido de que ha pasado por varias fases distintas de fuerte demanda.

Blockchains privadas

Entre los primeros en adoptar Ethereum estuvieron los principales bancos e instituciones, que aprovecharon su código de código abierto para crear pruebas de concepto e iniciativas de I+D en 2015 y 2016.

Los que no copiaron el código de Ethereum se inspiraron a menudo en su enfoque, incluyendo Hyperledger de la Fundación Linux y Corda de R3, proyectos que copiaron partes de su arquitectura pero descartaron la idea de que necesitaban una nueva criptodivisa.

Los principales bancos y corporaciones acabarían apostando por Ethereum de forma más directa al crear la Enterprise Ethereum Alliance, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo en su creación en 2017 era tender un puente entre las numerosas blockchains bancarias privadas y la blockchain principal de Ethereum.

ICOs

Los empresarios acudirían más tarde a Ethereum en 2017 con la tesis de que su plataforma podría utilizarse para la recaudación de fondos creando nuevas criptodivisas y vendiéndolas a los consumidores globales en lo que se denominó «ofertas iniciales de monedas» (ICO).

Las ICOs aprovecharon la capacidad que Ethereum daba a los desarrolladores para crear nuevos criptoactivos sobre su blockchain, utilizando los estándares de los tokens sin crear una nueva base de código desde cero.

Los proyectos emprendedores que ahora tienen sus propias blockchains y criptodivisas vivas (como Tron y OmiseGo) se lanzarían como tokens en Ethereum, entregando posteriormente la nueva tecnología.

DeFi

La ola más reciente de innovación en la red, las finanzas descentralizadas (DeFi), ha encontrado emprendedores que utilizan Ethereum para crear protocolos que replican los servicios financieros tradicionales.

Entre ellos se encuentran proyectos como MakerDAO, que ha diseñado un protocolo que descentraliza la gestión de una criptomoneda vinculada al dólar estadounidense.

Otros proyectos DeFi han tratado de automatizar y descentralizar servicios financieros como los préstamos y los empréstitos.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 2

Comparte con otros: