¿Qué es el teletrabajo? Definición, beneficios y consejos

Con el aumento de la tecnología y las herramientas que permiten trabajar a distancia, el teletrabajo se ha convertido en algo habitual en diferentes sectores.

El teletrabajo es una forma de que las empresas ahorren dinero en costes de infraestructura, a la vez que permiten a sus empleados trabajar desde un lugar conveniente para ellos.

ANÚNCIO

Aprender sobre el teletrabajo puede ayudarte a decidir si puedes beneficiarte de trabajar a distancia.

Te puede interesar: 6 maneras de empezar a trabajar desde casa y ser tu propio jefe

En este artículo, definimos el teletrabajo, explicamos en qué se diferencia del trabajo a distancia, examinamos algunas de sus ventajas y compartimos consejos para un teletrabajo eficaz.

ANÚNCIO

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo es un modelo en el que los empleados trabajan a distancia mientras se comunican con sus compañeros por teléfono, correo electrónico o videoconferencia.

Trabajar a distancia implica que los empleados realicen sus tareas diarias desde un lugar distinto a una oficina tradicional, como una oficina en casa o una cafetería.

Los teletrabajadores también pueden trabajar en edificios de la empresa fuera de la oficina principal, como en otra sucursal.

ANÚNCIO

Las empresas suelen exigir a los teletrabajadores que trabajen durante las horas designadas con los empleados en la oficina, como por ejemplo de 9 a 17 horas.

Teletrabajo vs. Trabajo a distancia

Aunque se trata de términos similares, hay varias diferencias clave entre estos dos conceptos. A continuación se exponen algunos aspectos en los que difieren el teletrabajo y el trabajo a distancia:

Definición

Tanto el teletrabajo como el trabajo a distancia se refieren al trabajo que realizan los empleados fuera de su lugar de empleo.

Sin embargo, el teletrabajo es un término más amplio que significa trabajar fuera de un entorno de oficina tradicional, a menudo utilizando los dispositivos personales preferidos.

Por su parte, el trabajo a distancia se refiere al uso de la tecnología para completar un trabajo fuera de una ubicación central, como un agente de atención al cliente que responde a las consultas de los clientes desde casa.

Actividades presenciales

Los teletrabajadores casi siempre trabajan a distancia. Sus interacciones con los compañeros son virtuales, a través del correo electrónico y las videoconferencias.

En cambio, algunos puestos de teletrabajo requieren actividades en persona. Los teletrabajadores suelen tener acuerdos de trabajo flexibles en los que realizan parte de su trabajo en la oficina principal de la empresa.

También pueden visitar la oficina principal de la empresa para asistir a reuniones o sesiones de formación.

Viajes

Los teletrabajadores pueden desplazarse desde sus casas para trabajar, mientras que los teletrabajadores desempeñan sus funciones desde un lugar concreto, normalmente su casa.

Algunos ejemplos de teletrabajadores que viajan para trabajar son:

  • Un agente de marketing autónomo que visita a los clientes en persona para realizar consultas
  • Un vendedor externo que visita a los clientes in situ
  • Un redactor autónomo que trabaja para una empresa a distancia desde un espacio de coworking.

Por el contrario, algunos ejemplos de teletrabajadores que no se desplazan para trabajar son:

  • Un redactor autónomo que se reúne con los clientes virtualmente para conocer los requisitos del negocio
  • Un representante de atención al cliente que responde a las preguntas de los clientes de forma virtual
  • Un empresario independiente que realiza sus tareas desde casa
  • Un artista que crea artículos de forma independiente y los envía a los clientes

Beneficios del teletrabajo

Tanto los empleados como las empresas pueden beneficiarse de los acuerdos de teletrabajo. Estas son algunas de las ventajas más comunes del teletrabajo:

Trabajar de forma independiente

El teletrabajo te da la oportunidad de trabajar de forma independiente en el entorno que más te convenga.

Esto proporciona a algunos empleados un sentido de propiedad, ya que pueden motivarse para empezar sus días, utilizar sus propios dispositivos para trabajar y, a veces, establecer su propio horario de trabajo.

El trabajo independiente también puede ayudar a reducir el número de distracciones a las que se enfrenta y proporcionarle un entorno de trabajo más tranquilo.

Ahorro de costes y tiempo

Los empleados a distancia pueden obtener un importante ahorro de costes y de tiempo.

Por ejemplo, pueden ahorrarse la gasolina, los peajes, el transporte público y las tasas de aparcamiento al trabajar en casa.

Con el teletrabajo, también pueden empezar su jornada más tarde y terminar antes, lo que les proporciona tiempo adicional para completar las tareas en casa.

Aumento de la productividad

Es posible que veas un aumento de la productividad al teletrabajar.

Al trabajar desde casa, puedes trabajar en un entorno más tranquilo, lo que te ayudará a concentrarte más y a pasar de una tarea a otra con mayor facilidad.

El teletrabajo también puede mejorar tu estado de ánimo o reducir tus niveles de estrés al permitirte crear un espacio de trabajo cómodo, lo que puede motivarte a rendir más.

Mejor accesibilidad

Al trabajar en casa puedes tener una mejor accesibilidad a las herramientas que necesitas. Esto puede ayudarle a rendir más.

Por ejemplo, es posible que necesites herramientas y programas adicionales, como lectores de pantalla, por lo que la opción de utilizar tus propios dispositivos puede ayudarte a rendir más.

El acceso a estas herramientas y su capacidad física para completar el trabajo a distancia puede aumentar su motivación, orgullo y satisfacción laboral en general.

Consejos para un teletrabajo eficaz

He aquí algunos consejos para un teletrabajo más eficaz:

Define un espacio de trabajo claro

Puedes ser más productivo si dedicas un área específica para completar tu trabajo.

Asegúrate de tener todas las herramientas que necesitas, como un portátil, un ratón, un teclado y unos auriculares.

Mantener estas herramientas en tu espacio de trabajo específico puede ayudarte a mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal y a mantener la concentración mientras trabajas desde casa.

Intenta mantener una zona limpia y organizada en la que puedas acceder a las herramientas y archivos que necesites.

Establece objetivos diarios

Establecer objetivos diarios puede ayudarte a motivarte mientras teletrabajas. Esto puede ayudarte a gestionar tu tiempo y a mantenerte concentrado.

Empieza cada día escribiendo tus objetivos y determinando cuánto tiempo te puede llevar completar cada uno de ellos, así como los recursos que necesitas.

Por ejemplo, si necesita que otras personas le envíen archivos u otra información, solicite estos recursos con antelación para ayudarle a completar sus tareas a tiempo.

Considera la posibilidad de incluir objetivos que impliquen ponerse en contacto con tu jefe o tus colegas para ayudarte a mantenerte conectado.

Además, puedes hacer un seguimiento de tu progreso a lo largo del día para asegurarte de que puedes cumplir cualquier plazo importante.

También puedes definir horas específicas de inicio y fin para ayudarte a equilibrar tu vida profesional y personal.

Comunícate con frecuencia

Comunicarte con frecuencia con tus compañeros y jefes puede ayudarte a estar seguro de que conocen tus progresos en las tareas laborales.

Si es posible, intenta organizar una reunión semanal por videoconferencia con tu jefe, para que pueda recibir actualizaciones y comunicar tus progresos en cualquier proyecto.

Encontrar formas de hablar con los demás y motivarse mutuamente de forma virtual también puede ayudarte a establecer amistades casuales en el trabajo.