¿Qué es Cosmos?. Guía para principiantes de ATOM

¿Qué es Cosmos?. Guía para principiantes de ATOM

Anunciado como un «Internet de las cadenas de bloques» por su equipo fundador, Cosmos ( ATOM) pretende crear una red de redes de criptomonedas unidas por herramientas de código abierto para agilizar las transacciones entre ellas.

Este enfoque en la personalización y la interoperabilidad es lo que diferencia a Cosmos de otros proyectos.

En lugar de dar prioridad a su propia red, su objetivo es fomentar un ecosistema de redes que puedan compartir datos y tokens de forma programada, sin que ninguna parte central facilite la actividad.

Cada nueva blockchain independiente creada dentro de Cosmos (llamada «zona») está vinculada al Cosmos Hub, que mantiene un registro del estado de cada zona y viceversa.

El Cosmos Hub, una blockchain de prueba de apuestas, se alimenta de su criptomoneda nativa ATOM.

Los usuarios que deseen mantenerse conectados con el estado actual de desarrollo de Cosmos pueden seguir su hoja de ruta a través del sitio web.

Para obtener más actualizaciones periódicas del equipo de Cosmos, puede marcar el blog de Cosmos, que incluye consejos y tutoriales sobre la red y su tecnología en evolución.



¿Quién creó Cosmos?

La Fundación Interchain (ICF), una organización suiza sin ánimo de lucro que financia proyectos de blockchain de código abierto, es la organización que ayudó a desarrollar y lanzar Cosmos.

Los desarrolladores Jae Kwon y Ethan Buchman cofundaron la red Cosmos en 2014, creando entonces Tendermint, el algoritmo de consenso que pasaría a impulsar Cosmos.

Kwon y Buchman fueron posteriormente autores del libro blanco de Cosmos, y lanzaron su software en 2019.

La Fundación Interchain celebró una oferta inicial de monedas (ICO) de dos semanas del token ATOM en 2017, recaudando en ese momento más de 17 millones de dólares. Tendermint Inc. recaudó 9 millones de dólares para continuar el desarrollo del proyecto a través de una ronda de financiación de serie A en 2019.

¿Cómo funciona Cosmos?

La red Cosmos consta de tres capas:

  • Aplicación – Procesa las transacciones y actualiza el estado de la red
  • Red – Permite la comunicación entre las transacciones y las cadenas de bloques
  • Consenso – Ayuda a los nodos a ponerse de acuerdo sobre el estado actual del sistema.

Para unir todas las capas y permitir a los desarrolladores crear aplicaciones de cadena de bloques, Cosmos se basa en un conjunto de herramientas de código abierto.

Tendermint

El elemento más esencial de este diseño por capas es el motor Tendermint BFT, la parte de la red que permite a los desarrolladores construir blockchains sin tener que codificarlas desde cero.

Tendermint BFT es un algoritmo utilizado por la red de ordenadores que ejecutan el software Cosmos para asegurar la red, validar las transacciones y confirmar los bloques en la cadena de bloques. Se conecta a las aplicaciones a través de un protocolo llamado Application Blockchain Interface.

Tolerancia a fallos bizantina de Tendermint (BFT)

El núcleo de Tendermint es un mecanismo de gobierno de prueba de participación (PoS) que mantiene sincronizada la red distribuida de ordenadores que ejecutan Cosmos Hub.

Para que los participantes («nodos validadores») puedan alimentar la cadena de bloques y votar los cambios, primero tienen que apostar ATOM. Para convertirse en validador, un nodo debe estar entre los 100 primeros nodos que apuestan ATOM. El poder de voto viene determinado por la cantidad de ATOM apostada.

Los usuarios también pueden delegar sus tokens a otros validadores, asignándoles votos mientras siguen ganando una parte de la recompensa del bloque.

Los validadores están incentivados para actuar con honestidad, porque los usuarios tienen la flexibilidad de cambiar fácilmente entre los validadores a los que delegan ATOM, dependiendo de sus preferencias de voto.

Cosmos Hub y Zonas

El Cosmos Hub fue el primer blockchain que se lanzó en la red Cosmos. Se construyó para actuar como intermediario entre todas las blockchains independientes creadas dentro de la red Cosmos, llamadas «zonas».

En Cosmos, cada zona es capaz de llevar a cabo sus funciones esenciales por sí misma. Esto incluye la autenticación de cuentas y transacciones, la creación y distribución de nuevos tokens y la ejecución de cambios en su propia blockchain.

El Hub de Cosmos se encarga de facilitar la interoperabilidad entre todas las zonas de la red, haciendo un seguimiento de sus estados.

Protocolo de comunicación entre cadenas de bloques

Las zonas se conectan al Cosmos Hub a través del protocolo de comunicación entre cadenas de bloques (IBC), un mecanismo que permite que la información viaje libremente y de forma segura entre cada zona conectada.

Una vez que una zona está conectada al Hub Cosmos, es interoperable con cualquier otra zona conectada al hub, lo que significa que blockchains con aplicaciones, validadores y mecanismos de consenso muy diferentes pueden intercambiar datos.

SDK de Cosmos

El equipo de Cosmos también ha creado el kit de desarrollo de software (SDK) de Cosmos, que permite a los desarrolladores crear cadenas de bloques utilizando el algoritmo de consenso Tendermint.

El SDK minimiza la complejidad ofreciendo la funcionalidad más común que contienen las cadenas de bloques (es decir, el estacionamiento, la gobernanza, los tokens). Los desarrolladores pueden crear plugins para añadir las funciones adicionales que deseen.

¿Por qué tiene valor ATOM?

El token ATOM juega un papel clave en el mantenimiento de la interoperabilidad entre todas las zonas de la red Cosmos más amplia, y puede ser utilizado para mantener, gastar, enviar o estacar.

Como tal, ATOM puede llegar a ser más valioso cuanto más blockchains se construyan dentro de la red, confiando en el Hub de Cosmos para mantener sus historiales de transacciones.

Al poseer y apostar ATOM, los usuarios obtienen la capacidad de votar en las actualizaciones de la red, siendo cada voto proporcional a la cantidad de ATOM que apuestan.

Cosmos recompensa a los validadores con ATOM en función de la cantidad de tokens que apuestan, y los delegados reciben un pequeño porcentaje de la recompensa.

Los inversores deben tener en cuenta que actualmente no hay límite en el suministro de nuevos ATOM que se pueden crear. Más bien, Cosmos ajusta la cantidad de fichas creadas en función del número de ATOM que se apuestan. A partir de 2020, esto se traduce en una tasa de inflación anual de entre el 7% y el 20%.



¿Por qué utilizar ATOM?

Los usuarios pueden encontrar la red Cosmos atractiva por su enfoque en facilitar la interoperabilidad entre blockchains.

Hay una gran variedad de proyectos construidos sobre la red Cosmos. Algunos ejemplos son una criptomoneda de precio estable y un proyecto de finanzas descentralizadas (DeFi) que permite a los comerciantes aprovechar sus activos.

Los inversores también pueden tratar de comprar ATOM y añadirlo a su cartera si creen que los desarrolladores acudirán en masa a los marcos que les permitan lanzar blockchains personalizados.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: