Pagar millones para ocultar billones: el crimen en las finanzas tradicionales

Pagar millones para ocultar billones: el crimen en las finanzas tradicionales

11 de octubre de 2021

La investigación de los Papeles de Pandora realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), una redacción y red de periodistas sin ánimo de lucro con sede en Washington, D.C., ha revelado que todavía hay algunos paraísos a los que acuden quienes buscan ocultar riqueza ilícita.



Sin embargo, las personas que no se mencionan tanto en la cobertura mediática de los Papeles de Pandora son los facilitadores dedicados a ayudar a las personas más ricas del mundo a enriquecerse y a transmitir su riqueza mientras evitan o evaden impuestos. Estos facilitadores ayudan a los delincuentes y a los cleptócratas a blanquear sus ganancias mal habidas.

Puede que no sean tan ricos como sus clientes, pero se les paga millones para que oculten billones.

La industria de la defensa de la riqueza

Desde hace muchos años existe una «industria de defensa del patrimonio« bien establecida, formada por una coalición de profesionales -desde asesores y banqueros hasta abogados, contables, notarios y agentes inmobiliarios- que utilizan empresas fantasma anónimas, oficinas familiares, cuentas en paraísos fiscales y fideicomisos para ayudar a las personas más ricas del mundo a proteger su patrimonio de los recaudadores de impuestos.

Estos «facilitadores» altamente remunerados ayudan a oligarcas, dictadores y delincuentes de todo el mundo.

Se ha informado mucho sobre los crímenes, abusos y fechorías financieras reales de los Estados extranjeros malintencionados y los individuos ricos.

Pero, ¿qué pasa con los intermediarios del sistema financiero que manejan los detalles y proporcionan los mecanismos de escape para los delincuentes?

Los kenianos leen los periódicos de la mañana en los que se informa de una declaración emitida por el presidente Uhuru Kenyatta a raíz de los informes de que se encuentra entre los más de 330 políticos actuales y anteriores identificados como beneficiarios de cuentas financieras secretas en los Pandora Papers. (AP Photo/Brian Inganga)

Algunas élites pagan a respetados profesionales y empresas para que les abran las puertas de la política, para que hagan presión contra las sanciones, para que libren batallas legales y para que blanqueen dinero y reputación. Al hacerlo, estas instituciones y personas sobrepasan los límites de la ley y degradan los principios de nuestra democracia.

Según el informe Deloitte Anti-Money Laundering Preparedness Report 2020, la cantidad de dinero blanqueado en un año se estima entre el dos y el cinco por ciento del PIB mundial, o entre 800.000 y 2 billones de dólares anuales.

Los Archivos FinCEN del ICIJ ofrecen una visión sin precedentes del mundo secreto de la banca internacional, los clientes anónimos y, en muchos casos, los delitos financieros.

Muestran cómo los bancos mueven ciegamente dinero en efectivo a través de sus cuentas para personas que no pueden identificar, sin informar de las transacciones con todas las características del blanqueo de dinero hasta años después del hecho, e incluso hacen negocios con clientes envueltos en fraudes financieros y escándalos de corrupción pública.

La insidia del «dinero negro

La corrupción y los delitos financieros son, por naturaleza, secretos y a menudo muy complejos. El dinero negro -esencialmente el gasto destinado a influir en los resultados políticos sin información sobre el origen del dinero- compra el acceso a los tribunales y a los políticos, lo que hace que la sociedad sea menos justa y más injusta.

Lo que suele distinguir a los ricos de a pie de la oligarquía es que todos los oligarcas invierten en la defensa de la riqueza. Utilizan su poder y su riqueza para amasar más poder y riqueza, para ejercer presión y para amañar las reglas a su alrededor.

Uno de los retos de la lucha contra la delincuencia financiera es la carrera mundial a la baja entre los paraísos fiscales que intentan atraer a los clientes ofreciendo incentivos más lucrativos y un mayor grado de secretismo para las empresas.

Los facilitadores que forman parte de la industria de defensa del patrimonio desarrollan y comercializan estrategias, estructuras y esquemas para evitar las responsabilidades fiscales y el escrutinio normativo.

Las bases de datos de propiedad beneficiaria destinadas a combatir el blanqueo de dinero se han convertido en una reforma cada vez más popular en todo el mundo tras los Papeles de Panamá, que centraron la atención internacional en cómo el anonimato empresarial puede permitir una serie de males sociales.

Fuente: www.icij.org

A medida que esta tendencia continúa, existe la esperanza de que a medida que más jurisdicciones instituyan mayores iniciativas de propiedad beneficiosa y transparencia fiscal, los destinos offshore «atípicos» restantes, como Bermudas, las Islas Caimán y Malta, sean sancionados para cumplir con la amenaza de exclusión del sistema financiero mundial.



Señales prometedoras

Mientras tanto, muchas jurisdicciones siguen evadiendo a los organismos encargados de hacer cumplir la ley que persiguen las pistas secretas del dinero de los evasores fiscales y los delincuentes.

Debido a todas las evidentes lagunas normativas y de aplicación de la ley, y a la aparente falta de voluntad política para abordar esas lagunas de forma activa y práctica, hay algunos signos alentadores que sugieren que los gobiernos de todo el mundo se están viendo obligados a actuar.

Existe ahora una creciente demanda mundial de mayor transparencia y responsabilidad, combinada con los llamamientos para abordar la creciente desigualdad de la riqueza, así como las demandas de los inversores para la adopción de principios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza).

Si bien estos factores contribuyen a llamar la atención de los altos dirigentes políticos, la cínica realidad es que la probable motivación principal de estos dirigentes es la grave y alarmante tendencia a la reducción de los ingresos fiscales.

La aprobación del concepto de un tipo impositivo global mínimo del 15% por parte de los líderes del G7 en su cumbre de junio de 2021 es un claro indicio de que se avecinan vientos de cambio.

Los líderes de los países del G7 posan para una foto en Cornualles, Inglaterra, en junio de 2021. (Leon Neal/Pool Photo vía AP)

Los líderes de los países del G7 posan para una foto en Cornualles, Inglaterra, en junio de 2021. (Leon Neal/Pool Photo vía AP)

El modelo actual no es sostenible. Las realidades fiscales, junto con la presión política y la necesidad, obligarán a los líderes políticos a actuar.

Pronto tendrán que hacer mucho más que hablar de boquilla sobre la desigualdad de la riqueza y el desequilibrio de poder, que permite a la industria de defensa de la riqueza y a sus clientes subvertir el sistema y evitar pagar su parte justa.

Se necesita una mayor transparencia y responsabilidad para desenmascarar a los facilitadores y reducir las lagunas que permiten a los individuos ricos y a los delincuentes, junto con las entidades corporativas, operar con impunidad.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: