La Web 3.0 está llegando, y la criptografía será esencial para ella

La Web 3.0 está llegando, y la criptografía será esencial para ella

6 de septiembre de 2021

Incentivar a los individuos para que participen en los protocolos de la Web3 empodera a la sociedad. La cuestión es qué parte de la red troncal de Internet puede descentralizarse de forma realista. La mayor tendencia será probablemente la de centrarse en la usabilidad.



Primero fueron las finanzas descentralizadas (DeFi), luego los tokens no fungibles (NFT), y ahora parece que la próxima gran cosa en criptografía podría ser la Web 3.0.

Aunque algo vago, este término se refiere a hacer que Internet sea más «inteligente» de varias maneras, desde el uso de la IA para responder proactivamente a las consultas de los usuarios hasta el uso de la descentralización para desbloquear nuevas funciones y experiencias.

Y dado que la descentralización será probablemente una de las propiedades principales de la Web 3.0, esto significa que los criptoactivos y la cadena de bloques también desempeñarán un papel fundamental.

De hecho, los actores del sector que han hablado, sugieren que las criptomonedas serán fundamentales para la Web 3.0, ya que servirán para crear un nuevo sistema de incentivación y coordinación de los servicios descentralizados de Internet.

En particular, el cripto podría ayudar a fomentar un nuevo ecosistema de la Web 3.0 caracterizado por protocolos de trabajo distribuidos, infraestructura descentralizada y plataformas de creadores propiedad de los usuarios, entre otras tendencias incipientes.

Por supuesto, el sector tendrá que centrarse en mejorar y simplificar las experiencias de los usuarios antes de esperar atraer un nivel de adopción significativo.

¿Qué importancia tendrá la criptografía en la Web 3.0?

Originalmente (es decir, antes de las criptomonedas), la Web 3.0 se consideraba una etapa de la evolución de Internet que se definiría por la «web semántica».

Tal y como la concibieron el pionero Tim Berners-Lee y otros, ésta sería testigo de ordenadores y máquinas «capaces de analizar todos los datos de la Web».

Conoce la historia de Tim Berners-Lee, el padre del internet. www.tekcrispy.com

Sin embargo, aunque esta definición sigue vigente en cierta medida, el tiempo ha avanzado y ahora la mayoría de las personas que trabajan en la tecnología de la Web 3.0 la asocian con la descentralización.

Como tal, la criptomoneda y el blockchain desempeñan un papel importante, si no indispensable.

«Las criptomonedas y la cadena de bloques son una necesidad para la Web 3.0; permiten las tres características clave de la Web3: descentralización, permisividad y confianza», dijo un portavoz de la Fundación DFINITY, que supervisa el desarrollo de Internet Computer (ICP), la plataforma de 2.000 millones de dólares que pretende desafiar el monopolio de las grandes tecnologías.

Adam Soffer, jefe de producto de la plataforma de distribución de vídeo descentralizada Livepeer (LPT), coincide con esta apreciación, argumentando que las criptomonedas y el blockchain están en el corazón de la Web 3.0.

«Son lo que permite a los desarrolladores incorporar reglas económicas e incentivos en el software de código abierto y crear redes coordinadas por tokens. Incentivar a los individuos para que participen en los protocolos de la Web3 capacita a los desarrolladores y a la sociedad para abordar problemas que requieren una coordinación a gran escala», declaró.

No todos los miembros del sector están de acuerdo en que las criptomonedas sean esenciales para la Web 3.0, pero sí en que serán muy importantes. Según Nick Mancini, analista senior de Trade the Chain, es probable que haya una división entre los sectores público y privado y su utilización de las criptodivisas.

«Es probable que las criptodivisas, tal y como las vemos hoy, sean en gran medida para utilidades públicas y de código abierto, que es hacia donde se dirigirá el mercado para cualquier cosa construida en torno a un aspecto comunitario o de consenso. En el caso de las empresas privadas que no necesitan criptomonedas, probablemente construirán sistemas privados que interactúen con los sistemas públicos, pero no tienen necesidad de economías internas ni de modelos totalmente basados en el consenso», dijo.

Del mismo modo, Frank Mong, director de operaciones de Helium (HNT), el desarrollador de la infraestructura inalámbrica descentralizada, no está necesariamente de acuerdo en que las criptomonedas sean indispensables para la Web 3.0, pero sí sugiere que el blockchain y las criptomonedas añadirían un incentivo único para que la gente se comporte de forma diferente a como lo hace utilizando Internet tal y como es ahora.

«Si el incentivo fuera mantener las cosas privadas y encriptadas todo el tiempo, y cuanto más lo hagas más recompensas de criptomonedas ganarás, entonces el comportamiento actual de recopilar información privada y revenderla para obtener recompensas se acabaría», dijo.

Aunque Mong reconoce que blockchain puede proporcionar una forma descentralizada de acceder a Internet, también recuerda una cuestión importante.

«Creo que la cuestión es qué parte de la red troncal de Internet puede ser descentralizada de forma realista. Si el núcleo sigue siendo propiedad de unas pocas grandes entidades, éstas pueden seguir censurando o creando barreras a la independencia y la privacidad», añade.

Ejemplos de la Web 3.0

En cuanto a las plataformas que ofrecen actualmente ejemplos de tecnología Web 3.0 descentralizada, no es de extrañar que haya opiniones diferentes sobre cuáles son las más notables.

Para Adam Soffer, los proyectos que entran en la categoría de «protocolo de trabajo distribuido» están entre los más interesantes.

Entre ellos se encuentra Filecoin (FIL), que «es una red de almacenamiento descentralizada y de código abierto que permite a los desarrolladores construir nuevas formas de almacenar datos en sus aplicaciones, además de permitir a los individuos alejarse de los servicios de almacenamiento centralizados que monetizan los datos y no garantizan la privacidad».

También incluye el Graph (GRT), que permite a los usuarios extraer datos de blockchains sobre blockchains.

«Permite a cualquiera construir y publicar APIs abiertas, o subgrafos, que pueden ser interrogados para obtener una enorme gama de información sobre las tendencias de las criptomonedas», explicó Soffer.

Como era de esperar, Soffer también incluye entre sus favoritos a Livepeer, una plataforma que proporciona infraestructura distribuida para servicios clave como la transcodificación de vídeo a una fracción del coste que cobran los proveedores centrales. Los operadores de nodos (conocidos como «orquestadores» en la comunidad de Livepeer) proporcionan estos servicios y compiten en función de la calidad del servicio, el precio y la ubicación», afirma.

Podría decirse que uno de los ejemplos más destacados de la Web 3.0 es Internet Computer, que pretende ofrecer una versión descentralizada de Internet y de diversos servicios y sitios web.

Y según el portavoz de la Fundación DFINITY, hay varias plataformas que ya funcionan en Internet Computer y que ponen de manifiesto el potencial de la Web 3.0.

Entre ellas se encuentran DSCVR (una versión descentralizada de Reddit que es propiedad de sus más de 12.000 usuarios), OpenChat (una aplicación de mensajería en tiempo real con 19.000 usuarios) y también Distrikt (una red profesional de propiedad comunitaria que permite a los usuarios votar las actualizaciones y nunca venderá sus datos).

Observando el sector desde fuera, Nick Mancini sostiene que las subáreas más prometedoras de la Web 3.0 son los intercambios descentralizados, los medios de comunicación, el arte y el almacenamiento.

«Los intercambios descentralizados como Uniswap y Sushiswap están cambiando la forma en que comerciamos con tokens, Steemit está cambiando la forma en que nos comunicamos, OpenSea está cambiando la forma en que compramos y vendemos arte digital, y Filecoin, Storj (STORJ) y Sia (SC) están liderando el almacenamiento descentralizado de archivos. Éstos son sólo algunos ejemplos de las empresas que están abordando la innovación en tres mundos que están listos para la disrupción», dijo.

Tendencias futuras

De cara al futuro, Frank Mong afirma que la «infraestructura descentralizada» será la mayor y más importante tendencia de la Web 3.0 relacionada con las criptomonedas. Esto puede no ser del todo sorprendente, dado que Helium es una blockchain pública destinada a incentivar el desarrollo de una red inalámbrica descentralizada.

«Creo que esto tiene que ocurrir para la verdadera Web 3.0. Estamos trabajando en ello», dijo.

Aunque Adam Soffer espera que las plataformas relacionadas con NFT y DeFi reciban la mayor atención a corto plazo, también espera que otras áreas ganen protagonismo a medio plazo.

«En un futuro próximo veo que [las organizaciones autónomas descentralizadas], los protocolos de trabajo distribuido y las plataformas de creadores descentralizadas/propiedad de los usuarios, como Audius.co y Glass.xyz (que a su vez se basan en protocolos de trabajo distribuido), serán una tendencia importante», dijo.

Además, la Fundación DFINITY espera que las redes sociales descentralizadas se conviertan en algo grande, sobre todo en respuesta a la invasión de la privacidad, el riesgo de la plataforma y la censura, sinónimos de las redes heredadas como Facebook.

«Los juegos también se harán muy populares en blockchain. El juego es el caso de uso perfecto para las NFT», añadió su portavoz.

Sin embargo, una tendencia importante para el futuro próximo, según Nick Mancini, será la usabilidad, que será primordial para que todas las demás tendencias -infraestructura, protocolos de trabajo, redes sociales, plataformas de juegos, plataformas de creadores- alcancen una masa crítica.

En su opinión, «la mayor tendencia será probablemente la de centrarse en la usabilidad. Para lograr una adopción masiva, los proyectos necesitan experiencias de usuario tan sencillas que «tus abuelos podrían utilizarlo»».


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: