Continúa ataque de bancos centrales a las cripto mientras planean CBDC

Continúa ataque de bancos centrales a las cripto mientras planean CBDC

24 de junio de 2021

El Banco de Pagos Internacionales sigue atacando a las criptodivisas, como el bitcoin (BTC), y las stablecoins, mientras prepara el terreno para las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC), diciendo que «abren un nuevo capítulo para el sistema monetario.»



El interés de los bancos centrales por las CBDC se produce en un momento crítico en el que tres importantes acontecimientos recientes han colocado ciertas «innovaciones potenciales» relacionadas con las monedas digitales «en un lugar destacado de la agenda», dijo el BPI, propiedad de los bancos centrales, en su informe económico anual.

Estos acontecimientos son:

  • La creciente atención recibida por el BTC y otros criptoactivos.
  • El debate sobre las stablecoin.
  • La entrada de las grandes tecnologías en los servicios de pago y en los servicios financieros en general.

En cuanto a las stablecoins, el BIS afirma que, en la medida en que su respaldo implica dinero convencional, son «en última instancia, sólo un apéndice del sistema monetario convencional y no un cambio de juego».

Además, el BIS dice que para ellos «está claro» que las criptoactivos son activos especulativos más que dinero, utilizados en muchos casos para delitos financieros.

«El bitcoin, en particular, tiene pocos atributos de interés público que lo reduzcan si se tiene en cuenta también su derrochadora huella energética», reiteran afirmaciones anteriores de los escépticos del BTC que han sido rebatidas por los bitcoiners en múltiples ocasiones.

En cualquier caso, el BPI afirma que los CBDC están dejando de ser simplemente un concepto.

Hyun Song Shin, asesor económico y jefe de investigación del BPI, es citado diciendo que «los CBDC son un concepto al que le ha llegado su hora», y que «abren un nuevo capítulo para el sistema monetario al proporcionar una representación tecnológicamente avanzada del dinero del banco central«.

El comunicado de prensa añadía que los CBDC «pasan del concepto al diseño práctico y renuevan la institución del dinero en una nueva forma diseñada para la era digital».

Asimismo, el documento «CBDCs: una oportunidad para el sistema monetario» llega a varias conclusiones respecto al diseño y uso práctico de los CBDCs, en el contexto de las cuatro funciones clave de los bancos centrales en el sistema monetario:

  • Proporcionar la unidad de cuenta.
  • Proporcionar los medios para garantizar la firmeza de los pagos al por mayor, utilizando sus propios balances como medio último de liquidación.
  • Garantizar el buen funcionamiento del sistema de pagos.
  • Supervisar la integridad del sistema de pagos, manteniendo al mismo tiempo la igualdad de condiciones competitivas – como escribe el BIS.

Según el BPI, la mejor manera de concebir los CBDC es como parte de un sistema de dos niveles en el que el banco central se centra en el funcionamiento del núcleo del sistema, garantizando la solidez del dinero, la liquidez y la seguridad, mientras que el sector privado se centra en la innovación y en el uso de su «creatividad» para servir mejor a los clientes.

«Al preservar el sistema de dos niveles, el banco central mantiene su huella en el sistema financiero en un tamaño reducido, al igual que el efectivo en la actualidad [y su] dinero puede entonces conservar su atributo principal de neutralidad», señalan.

El BPI también aboga por el diseño «más prometedor», desde una perspectiva práctica, que es «un CBDC basado en una cuenta, enraizado en un esquema de identidad digital eficiente para los usuarios». Estaría vinculado a una identidad digital que exigiría a los usuarios identificarse para acceder a los fondos.

Según el informe, esto serviría para proteger a los usuarios contra el abuso de un enorme volumen de datos personales recogidos como aportación a la actividad comercial, al tiempo que protegería el sistema de pagos contra actividades ilícitas.

Los autores del informe también destacaron que «la cooperación internacional en materia de diseño será vital para que los bancos centrales aprovechen todas las ventajas de los CBDC y mejoren los pagos transfronterizos al tiempo que contrarrestan la sustitución de divisas».

Asimismo, mencionaron la posible preocupación de que «la CBDC de una jurisdicción extranjera pudiera magnificar el riesgo de sustitución de divisas». Pero un CBDC basado en cuentas tendría salvaguardias incorporadas contra una «invasión» de ese tipo, afirman.

«Por encima de todo, ningún sistema de pagos existe por separado de las transacciones económicas subyacentes. Las monedas internacionales se han desarrollado como resultado de las necesidades transaccionales de sus usuarios. Es improbable que una moneda alcance el estatus de internacional por el mero hecho de estar en forma digital», afirma el BPI.


😃 Puntúa este contenido con unas sonrisas:

Promedio de puntos 5 / 5. Recuento de votos: 1

Comparte con otros: